Zulema me conecta por una denuncia contra un tal Portillo, autoridad o docente del Liceo Militar para darme datos de su actuación (supuesta delictual) y otras (ahora) delirantes denuncias.

Insólitamente me toca el timbre en mi depto en el año 2017, había ido a lo de mis hermanos aduciendo familiaridad y urgencia y ellos le dieron mi dirección.

Me cuenta la historia, estuve dos meses analizando todo, una «amiga» según ella la «había cagado» (que tiene un puesto en el mercado de productores y abastecedores). Reconozco establecimos una especia de amistad y le compra a un amigo qué lo necesitaba productos por 15 mil pesos, resulta que el cheque era falso y sin fondos.

Mi amigo me reputea, lo repongo y la enfrento, felizmente para mí adelante de testigos, reconozco la reputeé, y….me denunció por intento de abuso sexual y violencia, una jueza sin ver mis pruebas ni escuchar testigos impuso una perimetral sin saber yo dónde mierda vivía, un día me cayó con su hijo (supuestamente hijo de ese Portillo) le gustaba al ajedrez y la madre se llevo sin darme cuenta un tablero de ajedrez y un cuadro de reconocimiento por un homenaje a mi viejo.

El pedido de perimetral se publico en varios portales, «Colussi muele a palos a una mujer», lo único que había descubierto era qué era una estafadora y la denuncia cómo tal:

Mi denuncia fue tomada por el Diario El Litoral:

https://www.ellitoral.com/index.php/id_um/180012-detienen-a-una-estafadora-que-realizaba-operaciones-financieras-con-las-cuentas-de-sus-clientes-hacia-tramites-Lo jubilatorios-sucesos.html

Lo insólito y descarada y qué causa bronca es que la mina sigue libre y se jactá de «gastar» la plata de quiénes estafó sin devolver un centavo, con su nombre real:

Comentarios Facebook