En enero del año pasado aprobaron un presupuesto oficial para la construcción de una nueva comisaría para el distrito sur de Rosario de $ 170.917.643,49.
Como pueden ver en la resolución que abre el post, esa primer licitación fue declarada desierta, porque las ofertas que se presentaron estuvieron entre un 56,65 % y un 74,43 % por encima del presupuesto oficial. La fecha de apertura fue el 23 de agosto, y el presupuesto oficial fue confeccionado en enero, o sea que esa diferencias se acumularon en solo siete (7) meses, lo que supondría que las empresas las calcularon una inflación anual implícita de entre el 97,11 % y el 127,59 %.
Al rechazarse las ofertas se fijó un nuevo llamado, con un nuevo presupuesto oficial, confeccionado con valores a junio del año pasado (aunque la resolución era de octubre), y estimado ahora en $ 218.443.112,86: un 27,80 % por encima del primer presupuesto, acumulado en apenas cinco (5) meses; lo que supone una inflación implícita del 66,72 % anual, en este caso estimada por la provincia.
Sin embargo y aun con el nuevo presupuesto, lo que el Estado estimaba entonces que costaba la obra estaba muy por debajo de las ofertas que se presentaron en la primera licitación: entre un 22,57 % y un 36,48 % menos. Veamos con el decreto de abajo que pasó con este segundo llamado, que terminó siendo adjudicado:

Como ven, las ofertas que se presentaron (siete, tres de ellas habían ofertado la primera vez, incluyendo a la que terminó ganando) estuvieron otra vez por encima del presupuesto oficial; en un rango que va del 31,66 % al 47,55 %. Aunque el gobierno trate de disimularlo volviendo a “retocar” el presupuesto oficial para decir que la diferencia en el caso de la ganadora fue “solo” del 15,78 %.
Lo concreto es que terminan adjudicando la obra en febrero de éste año en $ 287.602.341,95: un 68,27 % más que lo que el propio gobierno calculó que valía la obra en enero del año pasado, o sea trece (13) meses antes; lo que supone una inflación implícita del 63,02 % anual.
Y eso no es todo: como el pliego del llamado contemplaba un anticipo financiero del 20 % del valor del contrato, y como pueden ver en el decreto, la UTE ganadora embolsará más de 57,5 millones de pesos por esa vía, antes de siquiera instalar el obrador; un importe que representa el 33,65 % del primer presupuesto oficial, y el 26,33 % del segundo.   
Dicho en criollo: si los vemos desde la perspectiva de los cálculos oficiales, embolsarán entre la tercera y la cuarta parte de lo que la provincia estimaba que costaba la obra, antes de empezar a trabajar.

Comentarios Facebook