Tan diferentes como iguales. Una maestra que valientemente denuncio a un violador y la dejaron sola, y por eso dió su vida. Una vicedirectora que luchando contra la burocracia, corruptelas y ajustes murió en una explosión que se podría haber evitado por intentar dar de comer a cientos de chicos. Una policía, una mamá, que cobraba 0 pesos agobiada por los prestamos y un sueldo miserable, el sueño de llegar a su casa un ratito para compartir con su hijo después de hacer un adicional, cuándo 3 ladrones le quitaron la vida para robarle su arma reglamentaria. No voy a entrar en la lógica perversa de comparaciones como «mal de muchos»…Es el aquí y el ahora. Es el ajuste, es la miseria, es la desidia, es la corruptela ambiental, es la deshumanización, son los descartables, los trabajadores publicos.
Y un gobierno que se calló la boca, hasta tuvo «chistes» desagradables, no hubo timbreos a la casa de sus familias. No hubo reconocimiento oficial. Total, son para este modelo, desechables

Comentarios Facebook