La situación por ahora es de «tensa» calma, la situación que potenció la «bronca de los presos» fue una visita fugaz del jueves pasado por parte de Acuña, para sacarse una foto y fue recibido con insultos por todo el pabellón dos.

Tal es así que debió retirarse rápidamente. Acuña, quién fue encontrado «in fraganti» con la mujer de un preso, que extorsiona a una agente policial que tiene visitas sexuales con su hermanastro.

Acuña que ampara «pastores recaudadores». Acuña que defiende violadores que forman parte de su circulo cercano de una trabajadora del servicio penintenciario, qué intentó evitar a un pornógrafo infantil. Esto sobre todo indigna a la población carcelaria que «tiene sus códigos para con los «violetas».

Acuña se vincula con jóvenes mujeres de presidiarios a quiénes «asesora» para inscribirse en el IFE dado «sus contactos» en el Anses, lo que también provoca malestar.

Esperemos que todo siga en calma, cualquier motín o protesta será pura responsabilidad de Acuña quién hace tiempo no debería estar en el cargo.

 

Comentarios Facebook