Pinilla: las idas y vueltas de una negociación fallida.
Un domingo desprolijo en el Sabalero en torno al pase del delantero chileno. Frustrada presentación, diferencias económicas y la decisión negativa de su familia. ¡Todo mal!
Que si vengo, que si voy… Una y otra vez. Colón y la polémica negociación por el chileno Mauricio Pinilla desnudó un sinnúmero de desprolijidades que hoy quedaron prácticamente en la nada. Todo comenzó a gestarse el miércoles y terminaría de desintegrarse en las últimas horas. Ya no se puede ser tan contundente en un mercado de pases muy loco, en donde todo puede pasar.
Quedó más ratificado ese dicho que, «hasta que no esté la firma, nada puede darse por hecho». Así fue la cosa para Colón, que hoy se quedaría sin el delantero que quería para potenciar al plantel. Lo económico fue un factor preponderante, pero su entorno habría dejado con la guarda baja al Rojinegro.

Primero se confirmó que a las 18 sería presentado en el Aeropuerto de Sauce Viejo, pero minutos antes del mediodía, cuando debía emprender el viaje, surgieron detalles por solucionar en cuanto a los gastos impositivos, que el presidente José Vignatti no quería afrontar aduciendo que ya se ponía una torta por el jugador.
¡Pase caído! Minutos después siguieron charlando –telefónicamente– hasta sanjar la cuestión. ¡Pase hecho! Es así como el rumor volvía a desparramarse por todo Santa Fe y también en Buenos Aires, donde estaban muy atentos al ser considerado la contratación más rutilante de este semestre. Pasaron las horas y otra vez se pararon las rotativas: el delantero habría hablado con su familia, quienes les trasladaron la inquietud de venir a Argentina. En base a eso, Pinilla habría cortado por lo sano y apostado por lo que su círculo íntimo quería. Así fue como se habría dado una nueva comunicación, ahora rechazando definitivamente la oferta. ¡Pase otra vez caído!

Algunos se animan a pensar que no necesariamente este último sería el detalle que echaría por la borda con tantos minutos de negociaciones, pero si importante. El nivel de desprolijidad dejó en offside a más de uno. Primero, por el lado de Colón confirmando algo que no estaba finiquitado y después por las idas y vueltas que generaron resquemor en los hinchas, que se quedaron helados y atónitos por esta situación.

FUENTE: DIEZ EN DEPORTES

Comentarios Facebook