El fútbol a veces refleja al país adónde se juega, como por ejemplo depender de un individuo por sobre los colectivo, que ser segundos es un fracaso, y qué ganar (más allá de cómo) vale todo. El fútbol Argentino de hoy repite desigualdades sociales tramendas.

Boca y River a la cabeza, multimillonarios, corruptos e impunes, un solo jugador como tasasación y por lo que cobra vale tal vez el plantel entero de cualquier equipo. Y i siquiera compiten en igual de condiciones por los arbitrajes, intereses televisivos, periodistas deportivos, etc.

¿Cómo competir con equipos que tienen e jugadores de nivel de selección por cada puesto? Dante Panzeri escribió en otros tiempos que el Futbol es la dinámica de lo impensado, eran otros tiempos adónde la distribución de la riqueza era un poco más pareja, ahora?

Protegidos por el poder, el gobierno, los medios, son impunes. Pueden violar a una mujer, abusar, ser cómplices de de pedófilia o trata de personas, nadie los toca.

Los medios nacionales les dedican horas y horas y de vez en cuándo un huesito para los «más chicos». Así es la superliga, así es el país.

Comentarios Facebook