Vivian Polanía, la jueza que es investigada por las fotos que publica en las redes

Vivian Polaína tiene 32 años, trabaja como jueza en la ciudad de Cúcuta
Vivian Polaína tiene 32 años, trabaja como jueza en la ciudad de Cúcuta Crédito: Instagram

La critican bajo el argumento de que su trabajo es incompatible con las imágenes que elige mostrar en su cuenta personal de Instagram. Se llama Vivian Polanía, tiene 32 años, es abogada y trabaja como jueza en Cúcuta, una ciudad colombiana.

 

La magistrada se hizo famosa después de que sus superiores le iniciaran una investigación por tener una conducta que «compromete la dignidad de la administración de justicia», señaló la publicación colombiana Semana.

Desde hace dos años, Polaína se desempeña como jueza primera penal municipal con funciones de control de garantías en Cúcuta. Adepta en su tiempo libro del crossfit y de los tatuajes -tiene 37 en total-, las imágenes que publica en su perfil de Instagram generaron una polémica acerca de los límites a la expresión de la personalidad de quienes trabajan para el Estado. En una entrevista con CNN, la «jueza hot» -tal como han decidido denominarla en los medios- aseguró que ella considera que son cuestiones diferentes: su trabajo diario impartiendo justicia y su derecho a publicar lo que quiera de su vida privada.

«Si tenés tatuajes entonces eres una delincuente: lamentablemente hay muchas personas que lo consideran así», aseguró Polaína.

En el ámbito judicial también le recordaron los deberes y las prohibiciones que deben cumplir los funcionarios legales: «Cuidar que se presentación personal corresponda al decoro que debe caracterizar el ejercicio de su elevada misión», dice una circular enviada hace unos días.

Ella insiste en el hecho de que en las fotos de su Instagram no hace ningún comentario jurídico y que, por esa razón y por su libertad, no piensa cambiar. «Respecto de mi ropa y mi forma de vestir, creo que de eso se trata el desarrollo libre de la personalidad. Todos somos distintos y tenemos derecho a mostrarnos como somos«, indicó la protagonista de la historia que tiene más de 130.000 seguidores.

Polaína contó que, aunque muchas personas la criticaron, otras la respaldaron citando un fragmento de la Constitución de Colombia -1991- que en el artículo 16 dice: «Todas las personas tienen derecho al libre desarrollo de su personalidad sin más limitaciones que las que imponen los derechos de los demás y el orden jurídico».

Polaína asegura que, en realidad, todo el alboroto comenzó cuando detectaron su «gran pecado»: «Quienes me juzgan son portadores del antiguo paradigma del juez elegante que creen que la justicia quizás se evalúe mejor si es con la toga puesta».

Comentarios Facebook