25 C
Santa Fe, Ar
jueves, septiembre 24, 2020
Inicio HDP Rosario dá para todo

Rosario dá para todo

Salió de bailar, le robaron, le pegaron y después lo timó un taxista

Un joven de 29 años fue atacado en Echeverría y Junín. Sufrió fracturas en el rostro y heridas cortantes. Denunció que el taxista que lo llevó desde el hospital Centenario hasta su casa le sustrajo el reloj

Matías fue víctima de dos robos y de una golpiza en la madrugada de este domingo.

Un joven de 29 años fue víctima del robo de sus zapatillas y de una feroz paliza en la madrugada de este domingo, cuando salió de bailar en un boliche que está frente al parque Scalabrini Ortiz. Sufrió fractura de mandíbula, en el pómulo inferior, heridas cortantes y golpes en el rostro. Por si fuera poco, denunció que el taxista que lo llevó hasta su casa le sustrajo el reloj.

Matías contó que salió del boliche aproximadamente a las 5.20 de este domingo. Según dijo en De 12 a 14 (El Tres), caminó por calle Echeverría en dirección a Junín y fue sorprendido por dos ladrones que le exigieron sus pertenencias. Como se negó a entregarlas, se sumaron tres delincuentes, quienes le dieron un golpe en la cabeza que lo hizo caer al suelo. Allí le dieron patadas solo en la cara.

«A las 5.20 salí, me acerco al estacionamiento (del predio) y se me acercan dos a robarme las zapatillas. Les digo que no. Tres más vienen y me pegan en la cabeza con un fierro. Me desvanezco y me pegan. Tengo fractura de pómulo, de mandíbula. Quiero que esto no pase más», relató.

La víctima señaló que fue al Hospital Centenario, donde fue atendido y luego decidió irse a su casa en un taxi. Como no tenía su billetera, le pidió al taxista que aguardara en la puerta de su casa para que buscara dinero en efectivo. El conductor le pidió como garantía su reloj. «Fui a buscar la plata y cuando se la di se fue con mi reloj«, indicó.

«Espero no perder parte de la vista del ojo (izquierdo). Es lo que más dañado está», comentó al tiempo que añadió tener los labios cortados por los golpes. «Solo me pegaron en la cabeza», concluyó.

La mamá del joven expresó tener «mucho dolor e impotencia». «¿Por qué le pegaron tanto por un par de zapatillas? Me lo podrían haber matado. Se salvó porque el arma no tenía una bala. Solo pido patrulleros en la calle, que esto no vuelva a pasar», finalizó.

Comentarios Facebook

WhatsApp chat