Todo personal de los tres poderes tienen incompatibilidades y prohibiciones de contratar con el mismo estado. Muchos colegas trabajan en el estado, otros con altas jerarquias en el senado, por ejemplo Carlos Delicia, sin embargo pese a qué es clara la ley, pautan millones de pesos anuales, con la provincia, con entes (Lotería por ejemplo) la «trampita»? poner su empresa publicitaria a nombre de terceros, también en el caso de Delicia es un evidente tráfico de influencias, es decir, el tipo «asesora» a senadores por lo cuál cobra un suculento sueldo (por encima de los 100 mil pesos) pero por otro lado les «cobra» para darles «aire», camara o prensa. Es estar en los dos lados del mismo mostrador, los senadores, diputados y el gobierno no lo ven? Los organismos de control tampoco? Estado bobo o cómplice por acción u omisión

Comentarios Facebook