La multinacional Cinemark les comunicó a 60 de sus trabajadores en todo el país, 8 en Santa Fe, que les va a llegar el telegrama de despido. Es la gente que vende el pororó, que recibe las entradas, que limpia las salas e incluso que proyecta las películas. La empresa ya se había negado a pagar el aumento que dispuso por decreto el gobierno nacional. Así son.

Comentarios Facebook