Inhabilitan por 5 años a bioquímico santafesino condenado por un caso de violación

El profesional Oscar Noroña, oriundo de Esperanza, no podrá ejercer su profesión, tanto en el ámbito público como en el privado, al menos por cinco años, según pudo averiguar SantaFe24.com.ar, que revela esta primicia.

Así lo indicó el Colegio de Bioquímicos de Santa Fe Primera Circunscripción.

“Se ha comunicado al Bioquímico Noroña Oscar César que el mismo se encuentra comprendido en las causales de inhabilidad para el ejercicio de la profesión bioquímica establecidas en el art. 16 incisos d) y e) y ccdts de la Ley 13.236 por el término previsto para su condena (3 años) y dos años más.

Quedando aclarado que la inhabilidad en la cual se encuentra comprendido no obsta la promoción de los correspondientes sumarios por parte de este Colegio motivado en la violación de la ética profesional”, indicó la entidad en un comunicado.

Encubrió a un violador

Tal como contó este portal de noticias en su momento con todos los datos, incluidos el nombre y la foto que nadie se animó a publicar, el profesional fue condenado en julio de este año tras ser hallado culpable de manipular una prueba para encubrir un caso de abuso sexual con acceso carnal a una menor de edad.

El propio Noroña, que ejercía en el laboratorio de la PDI del Departamento Las Colonias, aceptó su culpabilidad y recibió la pena de 3 años de cumplimiento condicional y una inhabilitación especial para ejercer cargos públicos, según lo dispuesto por el juez Octavio Silva.

El fiscal Federico Grimberg llevó la causa luego de que su colega, la fiscal de la Unidad de Violencia de Género (Gefas), María Celeste Minniti, sospechara que se habían manipulado los resultados de un estudio bioquímico que solicitó en el marco de una causa por abuso que estaba investigando. Había ordenado un análisis en la pollera de la víctima, que tenía una mancha visible en la zona delantera, para determinar la presencia de antígeno prostático en la prenda.

En manos de Noroña estaba realizar la pericia, y el profesional “intencionalmente” tomó una muestra de una zona en la que “evidentemente” no había indicios de material genético, con el objetivo de que el estudio arrojara resultados negativos, beneficiando así al imputado por abuso. Ante esta situación, la fiscal Minniti solicitó al laboratorio de la PDI de Recreo que repitiera el análisis en las muestras recogidas por Noroña, cuyo resultado fue el mismo.

Una bioquímica que también recibió esas muestras se percató de que la razón de que no se encontrara rastro alguno de antígeno prostático era que la macha en la pollera -que era claramente visible- no había sido “recortada”, es decir, no se habían tomado muestras de esa zona del material textil. Una vez cortada y analizada la mancha, el resultado dio positivo.

Un favor

El bioquímico fue detenido en enero, y no demoró ni dos horas en comunicarse con la fiscal para informarle que conocía al imputado por abuso, y a su familia, porque lo atendía en su consultorio particular. El 14 de enero fue imputado ante el mismo juez que este jueves lo condenó, el Dr. Octavio Silva, por “encubrimiento agravado”. La fiscalía señaló que el bioquímico “se valió de su posición jerárquica y funciones asignadas en la estructura de la policía de la Unidad Regional XI para desplegar los actos por los que fue condenado”.

Comentarios Facebook