Hector Acuña debe haber sido uno de los mejores legisladores que conocí, así sea como concejal o diputado. Muy trabajador, incisivo, documentado, muchos y valiosos proyectos pero también como contralor de la cosa publica.

Pese a qué lo conozco hace más de 20 años casi desconozco su vida personal, también ha sido un gran trabajador en el ANSES. Lo único que lamento es que nunca haya podido encontrar su lugar en el mundo de la política, nadie valoro sus meritos, entonces depende del «aparato» de turno. Es así que paso del PDP, a 100% santafesino con kachi Martinez, la alianza y ahora el sector gremial de UPCN que lidera nacho Martinez. Es inentendible que luego de su brillante participación como presidente de la comisión de seguridad de la Camara de diputados haya sido relegado a un triste quinto lugar en una lista de concejales para las paso. Una cosa es ser leal otra el perrito faldero, una cosa es ser bueno otra «buenudo». Ahora que responde a Jorge Molina a quién critico por su actuación política y gremial, por lo cual  apenas me saluda y desde lejos no vaya a ser que «lo reten». Lástima. Otro caso de un muy legislador destinado a rendir pleítesia de mediocres para poder llevar adelante aquello que sabe y ama.

Comentarios Facebook