Se sabía que el director de emergentología tenía en su familia casos de Covid-19 positivos, con las consecuencias tratándose de tal que esto podía traer acarreado. Por su participación en ambulancias y casos de coronavirus que él mismo trato.

Nadie y menos yo habla de «culpabilidad entre los contagiados» son victimas, pero se ocultó la información, pese a ser de importancia publica «para resguardarlo de discriminaciones de vecinos».

Algo polémico porque terminas también discriminandolo, sí vos das una información y aparecen enérgumenos discriminandolo no es tu culpa, y encima ante el silencio oficial y mediático, los vecinos y las redes peor te tratan.

Pero hete aqui que tratándose de un jugador de fútbol (sea quién sea) no tuvieron ese reparo, pese a qué los peligros de propagación y contagio con muchisimos menos.

Y ahí sí, nombre y apellido y lugar de alojamiento. El poder siempre manda, sobre todo el de la billetera en el periodismo.

Comentarios Facebook