Violador serial admitió su culpabilidad y fue condenado a 20 años

«Sí, soy culpable», afirmó hoy Pablo B., de 24 años que fue condenado en el Centro de Justicia Penal por atacar sexualmente a ocho mujeres en distintos comercios entre enero y julio de este año.

Sí

«Sí, soy culpanle», admitió el acusado de abusar de ocho chicas.

En un juicio abreviado que se llevó adelante hoy en el Centro de Justicia Penal de Rosario, Pablo B., de 24 años, fue condenado a 20 años.

De la audiencia participaron las ocho chicas que lo reconocieron y acusaron de ser la persona que ingresó a sus negocios y las atacó sexualmente, e incluso algunas de ellas fueron violadas.

Al salir de la sala donde se desarrolló el juicio, las víctimas se retiraron con lágrimas en los ojos, abrazadas, llorando, algunas disconformes por lo que consideraron una condena escasa.

En el único momento en que el acusado hizo uso de la palabra, apenas admitió su responsabilidad con escuetas palabras: «Sí, soy culpable», dijo.

La condena fue por ocho casos de robo, privación ilegal de la libertad y abuso sexual en perjuicio de mujeres jóvenes que fueron atacadas en locales comerciales ubicados en distintos puntos de la ciudad entre enero y julio de este año.

«El acusado tiene el mismo patrón de conducta en casi todos los ataques en el que primero entraba al negocio a ofrecer un servicio de seguridad o de cámaras, o preguntaba por un artículo, se cercioraba de que hubiera una mujer joven sola y que no hubiera cámaras de seguridad en el interior y después volvía otra vez como cliente», relató la fiscal.

Según Raigal, el atacante luego «las amenazaba con un arma que no fue hallada, llevaba a sus víctimas hacia un baño del fondo, las ataba con precintos plásticos negros, de distintos tamaños y a todas igual -en el cuello, las muñecas y los tobillos- y después abusaba o intentaba abusar de ellas».

La fiscal detalló que en algunos casos hubo «acceso carnal», en otros «las obligaba a practicarle sexo oral» e, incluso, «les apretaba el precinto del cuello y les dejó marcas».

Comentarios Facebook