Nadie en su sano juicio puede alentar o provocar saqueos. Nadie en su sano juicio puedo siquiera justificarlos. Los espontaneos pueden explicarse pero nunca justificarse, los «saqueados» también son víctimas. Y es caldo de cultivo para una violencia que en nuestra país ya han contado muchos muertos. También es cierto que estamos en manos delos servicios y de la mano de obra «desocupada» que formaron parte de ellos, y de enérgumenos, hoy, qué es tan fácil viralizar cualquier cosa, imagínate que surja un audio: «tal super entrega mercaderia gratis desde tal hora». Sería trágico. También es cierto que el Gobierno Nacional hace lo imposible para que esto suceda, así pareciera, no hablemos de la política económica, ajuste etc únicamente, en sus discursos generan más bronca e ira: «Esto es una tormenta, turbulencia, no se preocupen por el dolar, no ha habido un plan anticrisis ( evitar cortes de servicios) reforzar partidas alimentarias, etc.

Lo único que ha hecho el gobierno es militar la respuesta ante la desesperación, y el gobierno provincial no le va en zaga, no le habla claramente y sin mentiras a la gente, sigue demonizando al «otro», habla de diálogo pero prepara un plan de emergencia sin sus aliados en el gobierno, no era un Frente de Gobierno llamados cambiemos? Por qué tanto radicales como la coalisión Civica se están enterando por los diarios lo que se está decidiendo.

Mientras el gobierno NO ACEPTE NI ASUMA que UNIDAD CIUDADANA y su lider CFK es la principal fuerza política de la oposición y se niegue a dialogar con ella y más aún la hago blanco de la mayor cacería mediatica, politica y judicial, nada será viable, y sin medidas que descompriman el clima tenso de la política sumado a la tensión de vida cotidiana, el destino vuelve hacer el pasado, aquellos de mayo del 8 o diciembre del 2001.

Comentarios Facebook