Nadie me llamaba, nadie se interesaba por mí, nadie salió a bancarme cuándo era un perseguido del socialismo. Nadie presentó una denuncia o unmpedido a Pullaro sobre el video que viralizaron de mi vida privada Pullaro y Molina.  Nadie leía cuándo escribía que prefería vivir en una plaza, o no tener qué comer pese a los ofrecimientos del socialismo por el impacto de un portal propio, con mi nombre qué sólo era y es una corriente de opinión:

Hasta que hubo un par de tipos que me llamaron (Juama y el Alemán), yo en plena fase 1 con mis hijos, sin un mango, ellos me mantenían.

Y de pronto una editorial que antes tenía 500 reproducciones tuvo 200 mil, y de pronto volví a la radio, y ahora gracias a la audiencia pequeña por mi elección de una radio comunitaria que para mí es el último de reserva de una radio libre, no híper profesionalizada e hiper comercializada. Y de proto VOLVÍ.

Gracias a Santafe24, y esa es mi única camiseta. Un portal libre, un portal que hace (cómo nuestro slogan) la diferencia de la famosa frase de «El principito»: «Lo esencial para los políticos debe ser visible a los ojos porque es la gente» o «debemos estar lejos del poder y cerca de la gente» o «El periodismo será critico o no será».

Uno sólo exige que se traduzca en hechos aquello que se pregona con las palabras, sino estás sólo son un relato, un trato igualitario. Hemos creado un medio que dá trabajo en medio de la pandemia, hemos sumado una voz, palabra e imagen en medio de medios concentrados qué responden más a intereses económicos sectoriales o políticos por favores recibidos que acallaron la diversidad.

Ahora me llaman desde distintos medios, los funcionarios volvieron a hablar conmigo y debatir, ellos desde su rol y yo desde el mío, con mi subjetividad que apoyo a cualquier gobierno que devuelva la libertad de expresión (como este), pero de ahí ha reproducir él «te pago para que no me mates» o él «te pago para que digas que soy una maravillosa» termina siendo más de lo mismo de lo nefasto del socialismo.

Insisto: Sí no se apuesta a medios alternativos y libres, sí se apuesta tipo sindrome de la mujer golpeada (te pago para que alguna vez te des cuenta que soy buena) NO CUENTEN CONMIGO. Y menos sí miserablemente se intenta generar diferencias inexistentes.

A buen entendedor pocas palabras: Prefiero volver a dormir en Plaza España, comer cada dos días, antes de violentar mi libertad, la libertad que da Santafe24 porque sino todo lo sufrido habrá sido en vano.

PD: Pensé que habían vuelto mejores. Mala mía.

 

Comentarios Facebook