¿Se acuerdan de la emergencia alimentaria? No ¿no?
Parece que fue hace tanto tiempo, y sin embargo pasaron apenas dos meses desde que el Congreso aprobó la ley, y acá en Santa Fe Lifschitz adhirió por decreto después de dos años de negarse a enviar un proyecto a la Legislatura declarándola por ley, como le pedían las organizaciones sociales.
Bueno, ahora, dos meses después (es raro lo que el socialismo entiende por emergencia» dicen que refuerzan las partidas del Ministerio de Desarrollo Social para eso, aunque en realidad es mentira: modifican el presupuesto en forma compensada, y lo que les dan a algunas municipalidades lo sacan de la partida de subsidios destinados a entidades sociales.
Lo curioso es que el decreto dice que la ayuda estará destinada a las ciudades «con mayor densidad poblacional, con gran cantidad de personas en situación de vulnerabilidad y criticidad social»; pero no está Santa Fe.
¿No hay acaso hambre en la capital de la provincia, algo que amerite que le tiren parte de los fondos como a las otras municipalidades o Rosario, que se lleva el 73,51 % de la asistencia?
Y que decir del «aporte extraordinario» para que la gente pueda comprar algo «para la mesa navideña de los hogares»: 4,8 millones rasposos, casi lo mismo que un stand de la provincia en Expoagro, a valores del 2009. Y encima hay que devolver esa suma al Banco Municipal de Rosario, porque la anticipó (con guita que la provincia deposita) en las Tarjetas de Ciudadanía precargadas.
¿Qué qué tiene que ver con todo esto el Banco Municipal?
Que desde el 2014 viene prestando el servicio de administrar las cuentas de la Tarjeta Unica de Ciudadanía en las que se acredita la plata que la provincia destina a la compra de alimentos a los sectores más vulnerables, y se lo acaban de prorrogar hasta marzo del año que viene, porque le dejan a la nueva gestión resolver la licitación en marcha:

O sea, acá invierten el argumento que usaron en el caso de la adjudicación del contrato del nuevo agente financiero al Nuevo Banco de Santa Fe S.A. de Eskenazy, y usan el mismo que usaron para prorrogarle a Telefónica el contrato por el 911.
Eso sí: como en ese caso, nunca sabremos por que no se terminan las licitaciones en tiempo y forma, y sobre todo quienes se presentaron y quienes estaban en condiciones de ganar.

Comentarios Facebook