Los trabajos de refacción del edificio principal del IAPOS fueron adjudicados en julio del año pasado, y deberían terminar en octubre de éste año.

Sin embargo y como muestra la resolución, a los diez (10) días de empezada la obra se «neutralizaron» los plazos de ejecución, hasta febrero de éste año, es decir se paró cinco (5) meses una obra que tenía un plazo de ejecución original de quince (15) meses, y que ahora se terminaría (si no hay más inconvenientes) en mayo del año que viene.

Como muestra la resolución, el «faltante de obra» coincide con el valor total, lo que supone que no se hizo nada, o muy poco, desde febrero para acá (seis meses).

Sin embargo, los precios de una obra que no arrancó o está prácticamente en pañales ya fueron «redeterminados»: un retoque del 13,99 %, que supuso (o supondrá cuando la obra avance) un gasto adicional de más de 13 millones de pesos, sobre el contrato original. Que decir de éste otro caso:

Comentarios Facebook