En los últimos días hubo tres denuncias penales contra cuidacoches y hay más controles preventivos para evitar abusos. En el Concejo se discuten dos proyectos. Y el Municipio enfatiza que los “trapitos” ejercen sin autorización

Desde hace una semana, la Municipalidad de Santa Fe puso sobre el tapete el tema de los cuidacoches en la ciudad. El caso de un cuidador que le pinchó una rueda a un auto de alguien que no le quiso dejar propina, en 9 de Julio y Eva Perón, fue el detonante. El hecho que quedó registrado en una cámara de seguridad y fue denunciado penalmente por la Fiscalía municipal.

El propio intendente José Corral dijo luego que “el municipio no autoriza trapitos, cuidacoches, ni gente que lava los coches en la vía pública, ni limpiavidrios”.

Lo cierto es que la actividad de los denominados “trapitos” parece estar en crecimiento, a consecuencia, quizá, de la falta de oportunidades en un horizonte laboral formal complicado por la actual crisis económica que sufre el país. Por ese motivo es que el Ejecutivo municipal le solicitó al Concejo que regule la actividad y, en paralelo, a las autoridades de Seguridad, que lo controlen. Mientras tanto, el gobierno local pide a los vecinos que denuncien cada hecho delictivo o las “apretadas” de los cuidacoches que exigen un pago obligatorio para estacionar.

Comentarios Facebook