El gobierno de Salta niega las muertes por desnutrición y culpa a los padres de los niños wichí

Tras la muerte de ocho chicos de comunidades wichís, el gobierno salteño decidió publicar un comunicado en el que responsabiliza a las familias. Finalmente decidió eliminar el artículo.

Indignante: Sáenz culpó a los padres por las muerte en Salta | Desnutrición

La muerte de un bebé de siete meses que llegó sin vida y con «evidentes signos de desnutrición» agravó la crisis que se vive en la provincia de Salta, que ya acumula ocho fallecidos por esta causa en el 2020. Por su parte, el gobierno de Salta, a cargo de Gustavo Sáenz, emitió un polémico comunicado donde responsabilizó a los padres por las sucesivas muertes de niños wichí «por consulta tardía» y negación de «atención oportuna».

En la sección “Noticias” de la página oficial del Ministerio de Salud provincial se publicó una nota titulada “por consulta tardía fallece un menor wichí en Tartagal” y en el desarrollo de la misma afirma que “la familia negó la atención oportuna”. La nota, que generó la indignación de la comunidad originaria y comenzaba a tener relevancia en los medios nacionales, fue eliminada de la web.

Antonio de los Ríos, secretario de Salud de Salta, fue todavía más allá y aseguró que «en realidad no son muertes por desnutrición, sino que la desnutrición es un componente más en el cuadro clínico de los niños. Esto ocurre por múltiples factores relacionados con la forma de vida de las comunidades aborígenes, especialmente wichís, que son reacias a la atención médica”.

«Estamos muy preocupados y en una situación de emergencia. Esperan que los chicos mueran para venir a vernos», sentenció, lavando culpas. Algo similar ocurrió con el propio gobernador, que al adquirir la problemática un carácter nacional declaró la emergencia sociosanitaria en los departamentos de San Martín, Rivadavia y Orán para responder a las necesidades básicas más urgentes: comida, agua potable y salud.

Las comunidades wichís conversaron con Revista Cítrica y expresaron su preocupación y enojo contra el gobierno de Salta. Graciela Mendoza, presidenta de la comunidad, asegura que en su barrio hay más niños desnutridos, en estado grave, y explicó las deficiencias del sistema de salud salteño.

«Aquí siempre pasa los mismo, les dan el alta a los chicos, pero no están curados. Internan un día al chico, le ponen suero, nada más, y al otro día le dan el alta, o si no te dan una receta para comprar medicamento, pero nosotros no tenemos plata, los remedios son carísimos y no nos alcanza. El salario universal que reciben los chicos es de dos mil pesos, no alcanza para nada. Acá en la comunidad algunos toman agua contaminada porque solo hay una bomba para cuatro barrios y no da abasto. Son más de 400 familias y así se enferman los chicos”, describió.

Otro de los testimonios parte de Modesto Rojas, cacique de la comunidad wichí Fwolit, explicó el abandono que «hay más de 700 personas que no tienen DNI» y que las autoridades solo entregan una constancia «que dice que está en trámite».

«Mi preocupación más grande es qué va a pasar con toda esa gente que no tiene DNI y por eso jamás van a recibir una ayuda social. Hay padres y madres que no tienen documento y cuando nace otro hijo y van al registro, no lo aceptan porque ellos también están indocumentados», contó.

En menos de un mes, en Salta fallecieron por desnutrición ocho niños pertenecientes a distintas comunidades wichís.

 

Comentarios Facebook