Uno de los lujos de mi carrera fue haber trabajado, aprendido y conocido al «Flaco Bergesio». Voz ronca, análisis claro, un verdadero periodista y análista de futbol y de la vida. Con una solida formación, y sus infaltables Benson, las históricas cenas y anedoctas, sus convicciones inquebrantables. Oscar, grandote sensible, poesía en cada comebtario……Yo leía sus comentarios en «El Gráfico» de los partidos de los equipos de Santa Fe, estuvo en todos los medios, querido por todo el ambiente..y esa frase que me dejo una vez: «A la muerte hay que matarla»

Comentarios Facebook