Intendente de Coronda: “Tenemos una ciudad al borde del estallido”

Ricardo Ramirez dijo que “recibí un municipio con $4000 en la caja y con una deuda con proveedores y sueldos por $45 millones”. Denunció que el gobierno provincial demora la ayuda financiera extraordinaria para presionar por la Ley de Necesidad Pública.
   

El intendente de la ciudad de Coronda, Ricardo Ramírez, sostuvo esta mañana por LT9 que la cabecera del departamento San Jerónimo está “al borde del estallido” por los problemas económicos que sufren y por el cual mantienen retrasos salariales.

“Recibí un municipio con $4000 en la caja y con una deuda con proveedores y sueldos por $45 millones. Es una ciudad muy compleja, no se puede solucionar todo en muy corto tiempo. Tenemos pocos recursos. Desde diciembre venimos trabajando en la ayuda extraordinaria y hasta ahora no tenemos respuesta por parte del Gobierno provincial” señaló Ramirez en diálogo con “Primera Mañana”.

En este sentido, el intendente de Coronda dijo que ayer se reunión con el secretario de Municipios, José Luis Freyre, pero que se volvieron con las manos vacías. “Me pidieron otra documentación para la ayuda extraordinaria. No queremos enfrentarnos con la provincia, pero todo lo que nos han pedido lo hemos presentado. Ayer me plantearon una nueva documentación del año 2017, que es muy difícil de conseguir porque tenemos el municipio parado. No tenemos gente trabajando en la municipalidad” añadió Ramirez.

El mandatario local fue más allá en sus críticas al gobierno de la provincia y señaló que “la provincia no tiene plata o es una cuestión política” por la ley de necesidad publica. “No se puede extorsionar así a las ciudades. A Casilda se le entregó una ayuda extraordinaria, pero a nosotros no. Hay una atraso en la decisión del gobierno provincial. La no llegada de recursos a municipios es para presionar por la ley de emergencia. Uno entiende que el Estado la necesita, pero en el medio estamos nosotros que necesitamos dar respuestas a la gente” aseveró Ramirez.

El intendente de Coronda dijo que por ahora los recursos no están para pagar el 25% de diciembre que se debe y todo el mes de enero. También se quejó por la cantidad de empleados que tiene la municipalidad, más de 300, y por la herencia que se recibió  en materia de deudas.

“Tenemos una ciudad al borde del estallido” concluyó el dirigente del Frente Progresista.



Comentarios Facebook