POBRE GENTE

No llegaban pasando la gorra entre sus afiliados para solventar los gastos, y le pidieron ayuda al Estado provincial, y no les dieron ni la mitad de lo que necesitaban.
Así no vamos a superar la emergencia alimentaria.
Ojalá no se les ocurra descontar este palo de los fondos que tendrían que destinar para eso.

Comentarios Facebook