La reunión fue muy corta. Cortes pero fría. Fuí lleno de ilusiones, volví con un golpe brutal a mi sueño, un baño de realismo de estos tiempos en los medios de Santa Fe, que el socialismo implantó en forma tremenda, perversa, explotando las debilidades de una sociedad patriarcal, hipócrita y de llena de doble moral.

Las mismas razones por las que dejé / me dejaron los medios. El peronismo en su peor faceta jamás se atrevió a tanto, no eran «carmelitas descalzas ni meaban agua bendita» pero este nivel de persecusión, de disciplinamiento a traves de testaferros y comisarios políticos con el poder economico/gremial en los medios es atroz, casi la muerte del periodismo como tal.

«La radio se va a la mierda economicamente, sin los aportes de publicidad oficial no podemos pagar los sueldos del mes que viene, y el «gringo» no afloja». Me llama la atención, supuestamente en ese mismo medio hay gente progre, o por lo menos distintos en su composición accionaria, pero NO. «Ellos ya no saben cómo sacar plata porque todo es a perdida, sí quieren qué aportemos necesitamos que el gobierno sea «hijo del rigor» (periodismo de guerra).

Me manejo diplomáticamente, pero derivo la discusión a otros tópicos, sabiendo que NI ELLOS me quieren a MI y muchos menos a ELLOS, los combatí desde el primer día que pise una radio.

El final previsible, el adiós doloroso, esa radio la siento como mi casa, para ellos un sólo un «arma» y con ella matar lo precioso que sigue teniendo este oficio.

Comentarios Facebook