La violenta secuencia ocurrida el pasado 29 de marzo en una parrilla de avenida Blas Parera al 9300, de la que resultó víctima Horacio Borda (52), permitió, a pesar del hecho trágico, conocer el lado oscuro que existe en las campañas políticas.

Los «punteros» que terminaron enfrentándose a golpes en el interior del comercio demostraron que la puja y la lucha por conseguir votos y visibilizar a un candidato puede alcanzar hasta los niveles más altos de la violencia.

Un hombre calvo y de un metro setenta de altura ingresó al local con un caño de gas y a viva voz increpó a tres comensales que se encontraban cenando en la parrilla

Este miércoles por la mañana, el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Héctor Candioti, ordenó que uno de los acusados de haber golpeado salvajemente a Borda en el interior de la parrilla permanezca detenido bajo la medida cautelar de prisión preventiva. Se trata de Marcos Alejandro Toledo, un vendedor de celulares que fue detenido la semana pasada por agentes de la Gendarmería Nacional en el marco de la causa que dirige la fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Ana Laura Gioria.

La resolución del magistrado de primera instancia tuvo lugar en la Sala I del subsuelo de tribunales luego de una audiencia, que si bien permitió establecer cómo fue la mecánica de la brutal agresión que sufrió Borda, ventiló el trasfondo político vinculado a punteros que responden a candidatos que se medirán en los comicios del próximo domingo.

La pareja de Borda, esta mañana en tribunales. 
José Busiemi/ UNO Santa Fe

En base a los siete testimonios recolectados a lo largo de la pesquisa judicial, los investigadores lograron establecer que el conflicto ocurrido en la parrilla «El Tata» sucedió cuando cuatro personas que transitaban en una camioneta Peogeot Partner -dominio CFD-502- blanca estacionó en inmediaciones del comercio, en Blas Parera al 9300. De allí, descendieron cuatro hombres a la 1.35.

Fue así que un hombre calvo y de un metro setenta de altura ingresó al local con un caño de gas y a viva voz increpó a tres comensales que se encontraban cenando en la parrilla. «Mirá como te enganché», fue lo que según explicaron los testigos presentes gritó el sujeto. A partir de allí, se inició una lucha que implicó hasta la utilización de caños de gas y palos.

Horacio Borda, propietario del local, intentó separar y frenar al agresor hasta que terminó siendo golpeado en la cabeza, con un elemento contundente, por uno de los ocupantes de la Partner blanca. El impacto fue certero por lo que terminó cayendo al suelo y justamente contra un caño incrustado en el piso de cemento de la parrilla.

El tenso momento culminó cuando uno de los comensales gritó «lo mataron» situación que generó que los agresores abandonen el local y escapen a toda velocidad a bordo de la utilitaria por Blas Parera en sentido norte. Inconsciente, Borda fue trasladado al hospital Cullen, a donde se le diagnosticó traumatismo encéfalo craneano.Actualmente continúa internado en terapia intermedia a la espera de un resultado favorable.

Una semana antes

Durante la audiencia, la fiscal del caso indicó que aquel episodio violento fue en razón de un incidente ocurrido una semana antes entre los agresores y uno de los comensales de la parrilla que fueron atacados.

En la madrugada del martes 26, cerca de las 2.30, uno de los comensales, identificado como Sergio P. (el cual dijo colgar pasacalles para un precandidato a concejal),  se encontraba en Blas Parera y Teniente Loza finalizando la colocación de cartelería junto a otros hombres.

Cuando se estaban retirando del lugar observaron que estacionó una Partner blanca en el lugar y de allí descendieron dos hombres que comenzaron a cortar un pasacalle que habían colocado. En efecto, se inició una discusión por lo que el conductor de la camioneta le explicó que le «pagaban para cortar los pasacalles». En este sentido, el testigo sostuvo en su declaración que «creía»que los agresores trabajaban para otro de los precandidatos a concejal.

Te puede interesar

«Todavía no caigo de lo que pasó, me cuesta levantarme todos los días»

Tras aquel incidente, uno de los involucrados tomó una fotografía de la camioneta, la cual, justamente fue la misma que se estacionó tres días después en la parrilla con los agresores.

Móvil investigado

Tras culminar la audiencia, la fiscal Gioria sostuvo en rueda de prensa que «la pelea originaria, lamentablemente tiene que ver con algún tipo de actividad que desarrollan personas que cuelgan pasacalles, carteles, en el marco de la campaña política».

La fiscal aclaró que restan dos personas más por identificar. 
José Busiemi/ UNO Santa Fe

Consultada por el resto de los involucrados que protagonizaron la riña en la parrilla la fiscal aclaró que por el momento solo dos de las cuatro personas agresoras fueron identificadas.

Una de ellas es Marcos Toledo y la otra el padre de este, el cual según indicó la funcionaria no cuenta con pedido de detención ya que se ha «puesto a disposición de la Fiscalía».

Pedido de pruebas

Por otro lado, el abogado querellante del caso, Raúl Sartori, presentó un escrito donde solicitó una serie de medidas probatorias para que se defina la «verdad real de lo que ocurrió ese día». 

Raúl Sartori, asumió la querella del caso. 
José Busiemi/ UNO Santa Fe

«Queremos que declaren algunos de los candidatos a fin de que colaboren con la investigación. Si son hombres de bien van a colaborar para el esclarecimiento del hecho», sentenc

Comentarios Facebook