El gobierno devaluado
No consiguió incorporar ninguna cara nueva al reducido gabinete, ni tampoco convencer a “los mercados” con la promesa del “déficit cero”. Tras los anuncios, el dólar volvió a rozar los 40 pesos

La culpa es del otro. En plena corrida cambiaria, el presidente Mauricio Macri dio un segundo mensaje grabado en el que anunció el recorte a la mitad de su Gabinete y el retorno de las retenciones a las exportaciones. Entre suspiros estudiados, el mandatario sostuvo que no la pasaba tan mal desde su secuestro a principios de los noventa y le echó la culpa de la crisis a una larga lista de factores: la corrupción, la pesada herencia, la economía global, la oposición y hasta a los argentinos. No hubo una sola autocrítica a las medidas económicas que resolvió su Gobierno. Luego de su discurso, comunicaron que cesaron de existir los ministerios de Salud, de Trabajo, el de Ciencia y Tecnología, Cultura, Energía, Turismo, Ambiente y Agroindustria. Fueron confirmados todos los funcionarios en sus cargos, excepto los vicejefes de Gabinete Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, que fueron reemplazados por Andrés Ibarra, ex ministro de Modernización. Lopetegui seguirá como asesor. Quintana declinó continuar en un puesto menor. Se trata del final de una era para el gobierno de Macri, aunque nadie sabe si es el último cambio que sufrirá su gabinete.

LEER MÁS
Macri dixit
LEER MÁS
Cómo queda el Gabinete
El discurso de Macri estaba previsto para antes de la apertura de la cotización del dólar, cerca de las 8.30. No obstante, sin explicaciones, se fue demorando y finalmente arrancó 15 minutos antes de que abriera el mercado cambiario, al que Macri dijo que le hablaba “desde el corazón”. “Sé perfectamente todas las cosas que deben estar pensando y sintiendo, y las sé porque yo también lo siento”, comenzó en un discurso que buscó tener momentos emotivos. En verdad, el tono que predominó fue tirando a fúnebre.

Macri recurrió a una serie de extensos planteos para deslindar responsabilidades sobre la crisis económica actual (a la que llamó por primera vez “crisis” y hasta “emergencia”). Insistió que lo que pasa es “por cuestiones que están fuera de nuestro control”. Enumeró desde la sequía, pasando por la pesada herencia hasta la guerra comercial de China con Estados Unidos. También culpó a la oposición porque “como argentinos no fuimos capaces de mostrar unidad” y cuestionó la ley que moderaba los aumentos de tarifa y él que vetó. Y además responsabilizó a la población: “Durante mucho tiempo los argentinos no pudimos tomar conciencia del desfasaje de nuestras cuentas”, los retó

Comentarios Facebook