Violencia y amenazas de “repartir plomo” a docentes de la ciudad

Un joven que sería alumno del establecimiento técnico “Centenario de Bolivia” está sospechado de acosar y agredir a una ex alumna de la institución, además de intimidar a cuatro profesoras.

Actualizado: Miércoles 13 de Marzo de 2019 – 12:37 hs

PlayVolumePlayVolume13

A sólo un año del asesinato de la maestra Vanesa Castillo en Alto Verde, otro episodio similar se desató en una escuela de la ciudad. Un joven de 20 años que sería alumno de la escuela EETYP nº633 Centenario de Bolivia está sospechado de acosar y agredir a una exalumna de la institución, así como también de amenazar a docentes a través de redes sociales.

Las profesoras del colegio decidieron intervenir luego de que la víctima recibiera amenazas y lesiones en la vía pública. En una publicación que se viralizó en redes sociales, circula la versión de que esta persona habría atropellado con un auto a la víctima que también habría recibido golpes y amenazas. Además, cuatro trabajadoras de la institución fueron intimidadas también por redes con “repartir plomos cuando empiecen las clases”. 

Tras estas situaciones, tanto la chica como las docentes fueron recibidas por el fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Estanislao Giavedoni que por estos momentos investiga si todos los hechos fueron efectivamente generados por el mismo hombre.

El caso fue denunciado aa través del Centro Territorial de Denuncias y llegó a la fiscalía el pasado 28 de febrero. Desde el momento en que se hizo la denuncia tomó intervención una fiscal que pidió una serie de medidas llevadas a cabo por la Policía de Investigaciones: en un allanamiento en la vivienda del sospechoso, se secuestró una computadora y teléfonos celulares. Además, se le formó una causa penal a esta persona que podría llegar a estar implicada en estos hechos. 

A través de Todo Pasa, el fiscal Giavedoni brindó precisiones del caso. Ahora se trabaja en generar una vinculación entre las redes de las que partieron las amenazas y la persona que las realizó, “si no, uno se queda con un caso en el que, para un defensor, es muy fácil terminar con un sobreseimiento”, explicó. 

Se formaron tres casos después de los hechos: uno que involucra las amenazas a las docentes, otro con la denuncia de la víctima, y un tercero por lesiones. Todos se están trabajando en forma conjunta y tratando de dar una respuesta global a todo el caso.

Inmediatamente, se tomaron medidas para paliar la seguridad de todas las mujeres involucradas en estos violentos episodios. Desde la fiscalía se informó de la situación a la Regional 4º de Educación y a la propia escuela Centenario de Bolivia, por la posible vinculación de un alumno del establecimiento. Además, Giavedoni dispuso la intervención de la Dirección de la UR de la policía de Santa Fe que se encarga de la protección de víctimas y testigos para desarrollar un plan de acción que garantice la seguridad de las víctimas en el ámbito particular y en el del propio establecimiento.

 En relación a la joven agredida, la fiscalía pidió a la Municipalidad que se le otorgue un botón antipánico que ya fue entregado en el día de ayer, y se dispuso una orden de restricción al sospechoso que hasta el momento continúa en libertad, hasta que se tengan todos los elementos necesarios para formalizar una audiencia imputativa. 

Comentarios Facebook