QUE SE REPITA

Se hizo esperar pero finalmente llegó: como dice Noelia Barral Grigera, aterrizó en la Cámara de Diputados de la Nación el «impuesto a las grandes fortunas», el nombre con el que se popularizó lo que oficialmente se denomina «Aporte Solidario y Extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia».
En ésta nota de La Política Online pueden acceder al texto de la iniciativa, diseñada por Carlos Heller y que cuenta con las firmas de Máximo Kirchner, Hugo Yasky, Fernanda Vallejos, Itaí Hagman, Leonardo Grosso, Gabriela Cerrutti y otros diputados nacionales del «Frente de Todos».
Tal como se señala en los fundamentos del proyecto, alcanzará a más de 12 mil personas con patrimonios superiores a 200 millones de pesos y permitiría recaudar 300 mil millones; y la mitad de las personas alcanzadas por el gravamen tienen un patrimonio de entre 200 a 400 millones de pesos, siendo las alícuotas a pagar más alta, conforme más grande sea el patrimonio.
El proyecto prevé que la contribución se duplique en todos los casos si los bienes que integran el patrimonio están en el exterior, salvo que sean repatriados en un plazo de 60 días desde la publicación de la ley en el Boletín Oficial; y si esos activos repatriados son iguales o superiores al 30% de las tenencias financieras del titular en el exterior: un modo de evitar que escapen a la duplicación de la alícuota, con solo traer una pequeña parte de los bienes radicados en el exterior.

Seguidamente el proyecto establece como se distribuirán los ingresos provenientes del impuesto: un 20% será destinado a la compra o elaboración de equipamiento médico, elementos de protección, medicamentos, vacunas y todo otro insumo crítico para la prevención y asistencia sanitaria, un 20% irá a subsidios a las Pymes, el mismo porcentaje a un programa integral de becas Progresar, un 15% será para los habitantes de los barrios populares identificados en el registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (RENABAP), con el plan de mejorar la salud y las condiciones habitacionales de sus habitantes; y el 25% restante para programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural de YPF S.A.

Pese a que originariamente el impuesto se planteó para financiar los gastos derivados de la pandemia, estos terminaron siendo mucho más que lo que piensa recaudar: los propios autores calculan que en agosto habrá una inversión de $870.000 millones entre equipamiento de salud, los hospitales modulares, el IFE, el ATP, los bonos a las personas jubiladas, la asistencia financiera a las provincias, la asistencia financiera a PAMI y el refuerzo de los planes alimentarios; y el «aporte extraordinari»o, en comparación, representa solamente el 34% de ese monto.
Aun así, la medida es de estricta justicia, y se hizo esperar demasiado. Habrá que ver a que argumentos apela la oposición para negarse a apoyarla, aunque han demostrado que siempre pueden sorprender. Y por lo pronto, los directos afectados -una ínfima pero poderosa minoría social- ya están movilizando sus cañones mediáticos en contra de la iniciativa, como hicieron ayer todo el día con la «fake news» sobre el aumento de la alícuota de Ganancias a los asalariados.

Dado la estricta justicia de la medida, por sus alcances, por sus destinatarios (es decir, los que se beneficiarán de los ingresos provenientes del gravamen), sus afectados (los más ricos del país, escandalosamente ricos en algunos casos), la pregunta es por que solo contextualizarla en la pandemia, llamarla «extraordinaria», hacerla por única vez y llamarla «solidaria», cuando está claro que si algo no tiene cierta gente, es solidaridad. Por eso precisamente hay que cobrarles impuestos, y por eso precisamente estos se llaman así.

Como sea y como dicen, lo mejor es enemigo de lo bueno, y ahora es de esperar que nos den los números en el Congreso, para transformar el proyecto en una realidad tangible y concreta, y un paso más hacia una sociedad más justa y equitativa. O que se cumpla en éste caso la tradición nacional sobre los impuestos «por única vez». Tuit relacionado:

Comentarios Facebook