Luego de los últimos datos del INDEC sin tomar en cuenta la estampida inflacionaria de Septiembre y la devaluación que llevo el dólar de 22 pesos a casi 40 se dispararon los indices de pobreza e indigencia que habían mejorado levemente el año anterior. Hoy casi UNO de Dos santafesinos se cayeron del sistema, aumento de desocupación e ingresos muestran la grieta entre unos y otros.

La cifra dura, aún sin ponerle rostro y apellido, duele. Según el Indec, en el Gran Santa Fe hay 153.847 pobres e indigentes. El porcentaje disminuyó en los últimos dos semestres, pero aún así indica que el 26,4 por ciento -137.606 personas- de la población del aglomerado (Santa Fe, Santo Tomé, Rincón, Arroyo Leyes, Recreo y Sauce Viejo) se encuentra por debajo de la línea de pobreza; mientras que un 3,1 por ciento -16.241 ciudadanos- sobrevive en la indigencia.

PUBLICIDAD

«En las cifras oficiales, en general se observa una tendencia al descenso de pobreza e indigencia, pero lo cierto es que aún no lo podemos apreciar en los barrios. No es muy visible en Santa Fe», ratificó Ambrosino, en diálogo con UNO Santa Fe.

La preocupación no solo tiene razón de ser en la actualidad sino también a futuro, y se vincula con lo que se esconde detrás de los guarismos. ¿Por qué se redujo un 50 por ciento el índice de indigencia en los últimos meses?¿Por qué puede revertirse esa tendencia?

La explicación de Ambrosino es sencilla: «La indigencia bajó el año pasado no porque haya crecido el empleo, sino porque entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017 la Asignación Universal por Hijo aumentó un 28 por ciento, mientras que la inflación se mantuvo entre el 20 y el 21 por ciento. Ese margen fue el que permitió cruzar la línea a una gran cantidad de familias».

«El problema que surge este año es que, a raíz de la reforma previsional impulsada por el gobierno nacional y aprobada en el Congreso, se produjo un cambio en el índice con el cual se calculaba el aumento de la AUH. Mientras que el año pasado se regía por la Ley de Movilidad Jubilatoria, a partir de ahora se ajustará en base al índice de precios y a la recaudación, lo cual no será favorable para quienes perciben la AUH, porque ya no verán una mejora, una diferencia», destacó.

Y agregó: «Si se aumenta la asignación lo mismo que la inflación el ingresos solo se mantiene. Es una obscenidad tener este índice de indigentes

Comentarios Facebook