No estoy nervioso, nervioso estaba antes de nacer mis hijos, cuándo a estás horas se me empezaba a morir mi hermana, me pone nervioso y mal cada vez que voy a la casa de mi mamá y verla tan mal. Nervioso? No, nervioso están los que se levantan y no saben sí van a comer o adónde irán o podrán dormir esta noche. Nervioso? No, nervioso están aquellos que tienen factor de riesgo y se viene el frío y tanto discurso pro muerte.

Y te voy a pedir, no me escuches, no te voy a mentir para quedar bien con vos. No me escuches sí pretendes que me olvide que soy un sujeto, plagado de contradicciones, con virtudes defectos, y todos los sentimientos que se reproducen dentro del alma y son antónimos.

No me escuches sí esperás que le voy a tirar un «centro al entrevistado de mi gusto» O «destrozar a quién piensa diferente de mi».

No me escuches, sí esperas que no critique aun aquellos que apoyo, o que NO reconozca virtudes de a quiénes NO.

No me escuches SÍ ESPERÁS que no HAGA periodismo de periodistas, es tan absurdo y corporativo, puedo criticar a todos menos a colegas ? Quiénes nos creemos ? Somos intocables»? No hay oficio más corrupto, lleno de bajezas, agachadas, mentiras, que el nuestro. Y en esta pandemia quedó demostrado.

No me escuches, sí te molesta que nos pongamos en duda nuestras cuestiones «absolutas», sí no nos permitís reafirmar el valor de la vida cómo valor supremo.

No me escuches, sí crees que la voy a caretear sobre nuestra sexualidad. No me escuches sí esperes que seamos «profetas de lo obvio».

No me escuches, si te refugias en la «supuesta normalidad» que te da una falsa sensación de seguridad. Para mí cada programa cómo la vida es único. Y sacudir permanente «nuestra zona de confort intelectual»

No me escuches, sí te molesta qué te demuestre mis denuncias con pruebas y TE EXIJA que hagas lo propio para desmentirme.

No me escuches, sí queres seguir negándote los oscuros sótanos que tiene la ciudad. Sí habrá «malas palabras» te adelanto algunas: Riquezas obscenas, pobreza, corrupción, mentira, hay tantas …..

No me escuches, no te voy hablar «de la pobreza», de la «soledad», de «la situación de calle», del «hambre», TODO LO CONTRARIO, te voy a hablar desde esos lugares, porque es cómo estoy, vivo y elijo….

Sí estás dispuesto/a a desmalezar la selva de cemento de tanto lumpenaje siquiátrico, de corruptos impunes, de un poder intocable, de gozar plenamente de cualquiera de nuestras formas, de celebrar la vida, de estar al lado del más débil, necesitado y qué busca justicia, entonces va hacer un gusto precioso para mí hacerlo juntos.

Y ahí SÍ nos escuchamos….

 

Comentarios Facebook