El gobernador de Santa Fe estuvo en la llegada de los presidentes de Uruguay, Paraguay y Bolivia, pero se fue antes de que llegara el de Brasil.Por Nexo Diario -18/07/2019CompartirCompartir

El martes alrededor de las 16, el primero en llegar fue Tabaré Vázquez. El apuro se debía más a una reunión que debía concretar con el director ejecutivo de Petrobras que con la misma Cumbre, pero allí, de todas maneras, estaba la fanfarria para darle los honores y el gobernador Miguel Lifschitz para recibirlo.

La misma imagen se repitió horas después, cuando el que arribó fue el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez. Y también temprano en la mañana del miércoles, el día de la reunión de mandatarios en la Cumbre, cuando arribó el de Bolivia, Evo Morales: Lifschitz estaba ahí para darles la bienvenida a Santa Fe.

Sin embargo, minutos después de que llegara Morales, el gobernador se fue presuroso del Aeropuerto de Sauce Viejo. No hubo demasiadas explicaciones. Se fue sin decir una palabra, a pesar de la consulta de Nexodiario.

No se sabe si fue por una cuestión de agenda, aunque nada debía ser más importante que recibir al presidente del país aliado de Argentina, o por un desplante político al hombre de derecha con el cual Lifschitz comparte pocas ideas.

Para colmo, el día anterior el gobernador había firmado decretos declarando “huéspedes de honor” a los mandatarios que pisaban la provincia, pero en las redes sociales lo criticaron mucho por hacerlo con Bolsonaro. Muchos consideraban que no tenía que hacerlo, aunque se podía ver que se trataba de un formalismo, más que una cuestión de simpatías. La lluvia de críticas puede haberlo hecho repensar su actitud del día posterior. ¿Una foto de Lifschitz y Bolsonaro juntos? El gobernador logró evitarla y el presidente de Brasil fue recibido por autoridades militares, antes de ir a la Estación Belgrano para iniciar la Cumbre.

Comentarios Facebook