No son los trabajadores, menos las comunas y municipios (excepto Rosario) a la hora de reconocer perdidas (?) por inflacion, el socialismo menemista de Santa Fe, privilegia a las empresas constructoras cartelizadas de la provincia: aqui la nota que lo demuestra

Varias veces hemos dicho acá (la última de ellas, en esta entrada) que en la provincia el ajuste lo pagan los empleados públicos, porque el gasto del Estado santafesino en «Personal» pierde participación relativa en el total de los gastos, año tras años. Crece menos que la inflación, que los recursos y que otros gastos, como la obra pública.
Pero también dijimos que esta última a su vez crece porque está indexada: los montos de los contros se ajustan por incremento de los costos, en base a los índices de «redeterminación de precios» que establece la Ley 12.046. Y el decreto cuyas imágenes ilustran el post así lo demuestra.
Lo que está haciendo es modificar el presupuesto aumentando los recursos de la provincia en casi 2100 millones de pesos, porque hubo más recaudación en algunos impuestos, en los dos primeros meses del año, que la prevista en el presupuesto. Acá el detalle:

Los recuadrados en verde (Ganancias e Ingresos Brutos) aportaron las mayores subas, en un caso porque no se aplicó el ajuste por inflación de los balances de las empresas, y en el otro porque al aumentar los precios, aumenta la facturación; y lo mismo pasa con las tarifas de las empresas públicas provinciales (EPE y ASSA), que pagan el impuesto.
Los recuadrados en rojo (Bienes Personales e IVA) son los que cayeron, por imperio de las reformas impositivas hechas por el gobierno nacional en un caso, y la merma en el consumo, en el otro.
Pero lo más interesante del decreto es como reparte los mayores recursos, por el lado de los gastos:

El pago de las nuevas políticas salariales pactadas en paritarias con los docentes y agentes estatales (recuadro rojo) insumió algo más de 619 millones de pesos, del total de los mayores recursos percibidos.
Los contratos de locación de servicios (recuadro amarillo) se llevaron otros casi 355 millones, más de la mitad de los aumentos de sueldos, Y algo más de 178 millones de pesos (último recuadro) se transfirieron a las municipalidades y comunas, en concepto de coparticipación, lo cual denota a su vez lo poco que reciben estas de la provincia, del total de sus recursos.
Pero la novedad acá (recuadro azul) son las «redeterminaciones de precios», que se llevan nada menos que 500 millones de pesos: un porcentaje de participación sobre los gastos financiados con los mayores ingresos, muy superiores a la incidencia que tiene «Construcciones» (la obra pública) en el gasto global de la provincia.
Para que se entienda;: en indexar los contratos de obra pública la provincia gastará (solo en los dos primeros meses del año) 500 millones de pesos, poco menos que lo que le costó en el mismo período el aumento salarial otorgado en paritarias, y casi tres veces lo girado a las municipalidades y comunas en concepto de excedentes de coparticipación, sobre lo presupuestado.
Tan importante viene siendo el rubro «redeterminaciones de precios» de la obra pública, que el decreto lo incorpora como un ítem aparte en «Obligaciones a cargo del Tesoro», la «bolsa» de créditos de reserva del presupuesto, con la que se atienden los gastos para los cuáles se agotaron las partidas previstas.

Comentarios Facebook