La otra cara del campo: desde Uatre afirman que hay 500.000 trabajadores “en negro”

El secretario general de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), José Voytenco, de 57 años, referente peronista desde muy joven y del interior profundo de Chaco, asumió al frente del sindicato de los trabajadores rurales, tras la muerte por coronavirus del histórico dirigente Ramón Ayala.

En diálogo con el colega Marcelo Cena de Télam, Voytenco respaldó al gobierno nacional en las acciones ante el coronavirus y anunció que su gestión se focalizará en la lucha contra el trabajo ilegal en el sector agropecuario, al denunciar que aún “existen en el país unos 500 mil trabajadores en negro”.

Con respecto a la situación del país, el secretario general de Uatre expresó: “No escapa a la realidad mundial. Hoy en este marco de la pandemia todos los países están comprometidos política, social y económicamente. En nuestro caso se da una situación mucho más profunda porque Argentina venía muy mal desde hace tiempo y cuando parecía que era el momento de empezar a despegar, de corregir el rumbo del país, nos chocamos con esta pandemia que otra vez no vuelve a tirar para atrás. El presidente Alberto Fernández está haciendo todos los esfuerzos a su alcance en el medio de esta tragedia. Yo creo que con el esfuerzo de todos los sectores del país vamos a salir de esta crisis como tantas veces lo supo hacer la Argentina con gobiernos peronistas a la cabeza”.

Trabajo rural en negro

En referencia a la lucha de años que llevan adelante contra el trabajo en negro en el sector agropecuario, el dirigente gremial dijo que “esta pelea contra la actividad no registrada no se ha detenido nunca. Hoy estamos más complicados por la realidad que atravesamos, pero además creo que el combate al trabajo en negro no es solo una responsabilidad de este gremio en sí; nosotros, UATRE, somos auxiliares de la Justicia.

La realidad es que deberíamos estar mejor sin dudas, pero por ahí las condiciones de cómo se hacen los controles laborales no son eficientes. Particularmente cuando tenemos conocimiento que el poder de policía, que es del Ministerio de Trabajo, ha sido delegado a las carteras laborales de las provincias y ahí es cuando se tergiversan las cosas.

Cuando se hace una inspección a un campo, muchas veces se tocan intereses que rozan a algún funcionario o gran empresario, esos expedientes judiciales no caminan, se cajonean y terminamos perjudicando al trabajador rural y a su familia y nosotros quedamos mal como sindicato”.

Números oficiales

Al ser consultado por los trabajadores ilegales en todo el territorio argentino dijo: “Los números que manejamos son los oficiales que difunde el INDEC, con 500 mil trabajadores fuera del sistema de la seguridad social, es decir trabajadores no registrados. Tenemos un gran desafío por delante y como nuevo secretario general, los objetivos van estar dirigidos a solucionar estos problemas, un real drama.

Tenemos que poner todo el trabajo y toda la estructura que haya que poner para corregir estas anormalidades en forma urgente. Hay un ejemplo claro: en la provincia de Buenos Aires, en lo que hace al sector de los trabajadores de la horticultura donde tenemos 75 mil trabajadores que están en negro, que están en la marginalidad total; toda la cadena productiva está así, desde la preparación de la tierra, los plantines, la cosecha, la salida de la chacra. Todo ese proceso, hasta que la lechuga llega a la mesa, está todo en negro, con trabajo ilegal, sin aportes a la seguridad social.

Esta es la principal preocupación que tenemos,  ese trabajador no tiene obra social y no puede mandar a su hijo a la escuela, no cobra un salario digno. Y todo ese costo de un trabajador rural, o cualquier trabajador que está en negro, lo tenemos que cubrir nosotros a través de la asistencia pública y la asistencia pública se mantiene con los impuestos que pagamos. También es competencia desleal con aquel empresario que quiere hacer las cosas bien y su vecino tiene toda su gente en negro”.

Predisposición empresarial

“Los empresarios siempre esperan todo, esa es la verdad. Ahora si le dan las herramientas quizás cumplan con la ley, pero si nosotros no accionamos para trabajar y revertir esta situación de estos 500 mil trabajadores, quédense tranquilos que los empresarios no van a hacer nada para sacarnos de este flagelo y resolver esta situación.

Los que tenemos que hacer fuerzas somos nosotros desde el sector gremial defendiendo los derechos de los trabajadores y los empresarios tienen la obligación de cumplir con el fisco”, afirmó.

Comentarios Facebook