Ollas populares en pleno de la ciudad capital, miles de usuarios a los que les cortan la luz porque no pueden pagar la factura de luz, facturas de una empresa corrupta, llena de ñoquis y priviligiados. Cientos de radios comunitarias, de pequeño alcance, zonales que van ha cerrar porque no pueden pagar dicha energía. Sometimiento económico a periodistas, premios para otros, desocupación o marginalidad para críticos. Ni Vidal se atreve a tanto.

La imagen de apertura corresponde a ésta nota de Ari Lijalad en El Destape Web, donde daba cuenta de la inversión en pauta publicitaria en los medios del gobierno de María Eugenia Vidal: 1500 millones de pesos asignados en el presupuesto, luego incrementados por ella hace unos días en otros 100 millones más.

Esos 1600 millones de pesos representan el 0,24 % del presupuesto total de la provincia de Buenos Aires para este año, que es de casi 630.000 millones de pesos.

Sin embargos y para ser más precisos, la nota da cuenta que 530 millones de ese total corresponden a las partidas para publicidad oficial de que dispone el Banco de la provincia (BAPRO), con lo cual la «bolsa» de pauta a repartir directamente por la Administración Provincial (Administración Central, Organismos Descentralizados e Instituciones de Seguridad Social) serían 1070 millones, o el 0,17 % del presupuesto, que no comprende al BAPRO.

¿A qué viene la aclaración?

A que podamos comparar la situación con el mismo rubro de gastos (publicidad oficial) en la provincia de Santa Fe, con los gobiernos del Frente Progresista; dado que la provincia no tiene banco oficial estatal.

Al respecto, contábamos acá que la partida prevista para éste año por pauta publicitaria para el conjunto de los organismos del Estado santafesino era de $ 908.504.000, lo que significa el 0,47 % del total del gasto provincial.

Hacemos la comparación entre ambas provincias por porcentajes y no por cifras, por la diferencia de tamaño entre ambas, y sus Estados y presupuestos; sin embargo si a las cifras de la PBA le sacamos el Banco (porque Santa Fe no dispone de una «caja» semejante) vemos que las diferencias son mínimas, en cuanto a recursos disponibles para gastar en los medios: 1070 millones contra casi 909.

El año pasado lo presupuestado en publicidad oficial por el gobierno santafesino era el 0,38 % del gasto total, y terminó siendo el 0,42%, y en el 2008 (primer año completo de gobierno del socialismo) era el 0,34 % del gasto total.

Esas cifras suponen que el gasto en publicidad creció desde 2008 para acá con los gobiernos del socialismo, más que el gasto público global: exactamente un 1928 %, para ser más precisos, de los poco más de 47 millones de pesos gastados ese año, a los casi 909 previstos para éste.

Si la «bolsa» publicitaria de Vidal compra blindaje mediático (algo de lo que no quedan dudas), ¿la del socialismo no?.

Así entendes los embates contra la oposición o sea Corral y la vulneración del derecho a la información, los chicos manos de tijeras Horacio Rios y Cottone que censuran hasta una noticia , cuya mujer periodista oh casualidad cobra una fortuna en el canal estatal, o Mino y su enamoramiento con Lifchitz.

Comentarios Facebook