En el fragor de un acto de campaña, Miguel Lifchitz se despachó con una las declaraciones más graves de su mandato, no fue hacia el gobierno nacional ni hacia su archi enemigo José Corral, sino para quiénes hasta hacia horas eran sus aliados..los senadores del PJ. Extorsión y chantaje. Nada más, nada menos. En tiempos de volatilidad social la acusación es inoportuna, pero si no está acompañada por pruebas, presentación judicial incluída es desafortunada. Este editor a denunciado la permeabilidad de los senadores a «votarle a libro cerrado todas las leyes al socialismo desde el 2007», con muchas suspicacias de por medio, aumento de subsidios para cada senador, flojo control de sus destinos, etc.
Qué pasó para semejante acusación sorpresiva y grave? Compromisos rotos por el voto de la reforma constitucional? Qué los aliados de los senadores en Diputados la sepultaron?
Por qué hacia a los senadores del PJ que no disimulaban su apoyo hacia Lifchitz? Inclusive no faltó quién lo comparara con el nuevo Brigadier Lopez, otro proponiendo nombres de obras publicas con su nombre y hasta quiénes no descartaban una alianza con el socialismo para enfrentar a Pertti y Cambiemos?
Pero, en tiempos de una emergencia económica y social, de un marcado malhumor social, esta denuncia parece traída de los pelos para lo que se viene.

El gobernador parece haber perdido el manejo de los tiempos, en un año de un brutal ajuste, devaluación y crisis económica gastó o despilfarro gran parte de su imagen positiva en forzar una reforma constitucional, no supo resolver el ingenioso tramado que le presentó Corral con relación a los tarifazos enérgerticos poniendole como eje..La EPE. Quedó a mitad de camino con el gobierno nacional, y ahora perdió sus valiosos aliados en el senado. Cronica de un anunciado final del socialismo en la provincia y en su capital política Rosario.

Comentarios Facebook