Varias veces hemos alertado acá sobre el creciente nivel de endeudamiento de la Municipalidad de Santa Fe durante la gestión de Corral (también anteriormente con Barletta), y el peso creciente del pago de los intereses y servicios de esa deuda sobre los gastos municipales. También sobre el uso indiscriminado que hace el intendente de los llamados “superpoderes” para modificar el presupuesto, transformando así en letra muerta lo que vota año a año el Concejo municipal.
Y todo indica que este año las cosas seguirán igual, si no peor: está disponible en la página web municipal la ejecución del presupuesto de éste año para el mes de enero (verla completa acá), de la que surge que el gasto total previsto en la Ordenanza de presupuesto votada por el Concejo para las reparticiones dependientes del DEM (Departamento Ejecutivo) era de $ 7.397.792.513, pero fue aumentado por Corral en el primer mes del año a $ 7.459.112.623; acaso porque ingresaron mayores recursos.
Dentro de ese gasto global, los concejales habían aprobado en el apartado específico “Servicios de la Deuda” $ 924.675.256 (el 12,50 % del presupuesto total), gasto “retocado” por Corral en enero para abajo, para llevarlo a $ 914.979.357,71 (12,27 % del presupuesto “reformulado”, ya el primer mes del año).
Eso haría suponer una merma en el nivel de endeudamiento municipal, y sin embargo los propios números oficiales demuestran lo contrario: si tomamos en cuenta lo devengado (gastado) en enero en “Servicios de la Deuda”, fueron $ 329.050.065,53 (35,58 % de lo presupuestado originariamente, o 35,96 % del presupuesto reformulado en éste ítem, en un mes).
Esto habla de un perfil complicado de deuda, con muchos vencimientos concentrados en el primer mes del año; pero además la Ordenanza de presupuesto incorporó el rubro “Servicios de la Deuda y Disminución de Intereses” en otras áreas y programas, por un total de $ 33.882.314,00, de los que en enero se devengaron $ 3.619.747,32 (10,68 % de éste ítem).
Sin embargo, lo peor está en otras partes: usando los “superpoderes” Corral modificó en enero (reiteramos, apenas comenzado el año) el presupuesto votado por el Concejo para incorporar el ítem “Servicios de la Deuda y Disminución de Intereses” en áreas que no lo contemplaban, por un total de $ 57.007.859,34, de los que en enero se devengaron (gastaron) $ 47.795.442,78 (83,84 % de lo agregado, en un mes); muy concentrados en las áreas que tienen a su cargo obras públicas.
Como resultado de todo lo expuesto, “Servicios de la Deuda y Disminución de Intereses” representó en enero gastos por un total de $ 380.465.255,63: un escalofriante 66,57 % del gasto total de la Municipalidad en el primer mes del año (dos de cada tres pesos gastados hasta el 31/1), lo que autoriza a suponer que los atrasos en los pagos con las empresas contratistas de obra pública (hay varias obras paradas por ese motivo) y los proveedores y prestadores de servicios (como las empresas que recolectan la basura) es importante; porque esos pagos así imputados deben corresponder a obligaciones antiguas, y no de éste ejercicio.
En el caso de las empresas que prestan los servicios de recolección de residuos, el programa “Gestión Ambiental” tenía asignados en el presupuesto original $ 932.217.650,00 en “Servicios No Personales” (la partida con la que se les paga a las empresas), que Corral “retocó” en enero para abajo, a $ 931.535.324,61. En el primer mes del año (cuando se supone que se trata de servicios continuos e ininterrumpidos) solo se gastaron en ese ítem $ 286.994,78: el 0,03 % de lo presupuestado. Comparar con lo dicho respecto a “Servicios de la Deuda”, que en su volumen tiene asignadas cifras similares.
Por esa razón hicieron muy bien los concejales de la oposición (ver imagen de apertura) en haberle rechazado a Corral un nuevo pedido de endeudamiento; aun cuando la mayoría de ellos (con la excepción de Alejandra Obeid) hicieran más hincapié en el destino de los fondos para los que se pedía tomar créditos, o los antecedentes del proyecto (que venía flojito de papeles); más que en el ya abultadísimo nivel de deuda de la Municipalidad, que Corral hizo crecer en un 304 % entre 2011 y 2017.
En lo que está claro que quizás no repararon al votar el presupuesto, es en el sugestivo cambio que introdujo el DEM en relación a presupuestos anteriores, en el texto de lo que sería el artículo 30 de la Ordenanza 12.611 de presupuesto 2019 (las negritas son nuestras): “Facúltase al Departamento Ejecutivo Municipal a incorporar al Presupuesto los mayores recursos que se produjeran por sobre lo previsto, ampliando las correspondientes partidas de gastos y a modificar las partidas presupuestarias cuando se otorguen plazos financieros para cancelar compromisos contraídos que excedan el Ejercicio 2019, siempre que la obligación esté afectada presupuestariamente en su totalidad en dicho Ejercicio; como así también a incorporar presupuestariamente el importe correspondiente a amortización de la deuda en función de la determinación exacta que se efectúe en oportunidad del cierre del Ejercicio 2018 y de la presentación de la cuenta de inversión respectiva. El aumento que se produzca se ajustará con el concepto fuentes financieras. El Departamento Ejecutivo Municipal deberá informar al Honorable Concejo Municipal de dichas incorporaciones, en un lapso no mayor a treinta (30) días de producidas.”.
Con ese agregado, Corral se aseguró poder ampliar sus “superpoderes” para modificar el presupuesto, de modo de toquetear partidas para generar los recursos para pagar las mayores deudas que contrae, sin que se sepa cuanta es realmente, hasta que presente la Cuenta del Ejercicio 2018, allá por mediados de año. Y después de la fecha de las elecciones, por supuesto; y de nada de todo esto habló en su último mensaje ante el Concejo municipal como intendente, también por supuesto.Publicado por La Corriente Kirchnerista de Santa Fe en 13:00

Comentarios Facebook