El abrupto final del programa radial de la Negra Vernaci: «Me pusieron un revólver en la cabeza y yo apreté el gatillo»
Jamás me pondría en el lugar de «la Negra» ni de otros colegas impresionantes que se quedaron sin laburo, no por su incapacidad, robar, o falta de audiencia, sino por criticas al poder, humildemente me siento en nuestra pequeña aldea uno más.
«Quiero que se junten todos, porque papá y mamá les tienen que decir algo. Papá y mamá se quieren mucho, ¿ok? Y como se quieren tanto, tanto, tanto, los echaron de la casa. Los dejaron sin casa. Hagamos el programa como si nada, ¿qué otra cosa se puede hacer? ¿Qué digo? ‘¡Ay, no nos merecíamos eso!’. Es así lo que está pasando: lamentablemente no hay lugar para todos. Esta vez nos tocó a nosotros, otra vez le tocará a otro. Esto es así, no hay mucho más para contar». De esta manera comenzó Elizabeth Vernaci el último programa de Black & Toc, en Radio con vos, que se emitió este martes.
«Yo le conté esto a los chicos el viernes, me fui y me compré un ramo de flores. Lo puse en mi casa y pensé: ‘Hiciste un buen trabajo, nena’. Esta radio me la hice mía, hicimos con Ernesto (Tenembaum). Para mí esta casa es una casa más que dejo, y está todo bien. Yo quiero que me pasen cosas buenas y nuevas, y el talento me lo llevo conmigo», dijo, esperanzada.

«Ojalá muchos puedan decidir libremente, pero muchos están atados a un sueldo. Seguro, hoy en día no hay nada. Yo me los llevaría a todos. Pero no se puede. Así como nos reunimos en esta radio nos reuniremos en otra. No me propusieron otra cosa, no hubo ninguna contrapropuesta, cero… No hubo: ‘Che, ¿te parece si te bajamos la plata 100 pesos?’. Nada. Me dijeron: ‘¿Lo echamos a Humberto?’, esto es pan para hoy, hambre para mañana. Plata hay porque las mismas radios que deben sueldos siguen tomando gente. Quizás a esta radio ahora no entra, pero en unos años sí. A la una de la tarde nos vamos de acá y se terminó una etapa de mi vida. Ya está».

«No me gusta irme de los lugares en la mitad de un proyecto pero es lo que hay», confesó, para bromear: «Hice un grupo de WhatsApp: ‘No vuelven más’. Esto pasó un jueves, el viernes se lo dije a los chicos, el fin de semana nos íbamos a encontrar, pero preferí pensar qué iba a venir en un futuro. Me hubiese gustado ser más prolija, que fueran más prolijos y terminar en diciembre. No hay culpables determinados, hay situaciones determinadas que te llevan a echar gente a mitad de año. No tengo nada malo para decir de nadie porque me queda un montón de tiempo… Agradezco a mis compañeros de la radio y a los otros compañeros de la radio… En un principio propuse que se quede el grupo y en tres meses volvíamos nosotros, pero ya estaban hablando con otra gente… La radio nos abrió las puertas con lo mejor y me voy feliz y contenta, como los chicos que no se quieren bañar. Luego voy a saludar a todos, salvo a dos que no quiero saludar…».

Después de sus palabras, Vernaci prosiguió su programa junto con su equipo hasta las 13, momento en el que se despidieron definitivamente de la emisora. Decenas de personas la esperaban sobre la calle Humboldt, en Palermo, donde se encuentran los estudios de la radio a la que ya no volverá.

Comentarios Facebook