Cannabis: hace más de un año está parado un cargamento donado por Uruguay
Es para la producción local de aceite con fines medicinales. Desde el LIF denuncian trabas del gobierno nacional y deslizan posibles beneficios para laboratorios privados de Chile.

El director del Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de Santa Fe, Jorge Stetler, denunció por LT10 las trabas para el ingreso de un cargamento de cannabis donado por una empresa uruguaya autorizada por el gobierno de su país, destinado a la producción local de aceite con fines medicinales. Se trata de 50 kilos de marihuana donados por una empresa de Uruguay, que hace más de un año están parados a la espera de la autorización del gobierno argentino para su ingreso al país.

“Desde Nación nos comunicaron que el expediente había pasado de un escritorio a otro, pero la semana pasada nos encontramos que había sido autorizada la provincia de Jujuy a cosechar y que estaría un laboratorio chileno”, advirtió Stetler.

Si bien el profesional dijo no tener confirmada oficialmente esta información, recordó que recientemente se anunció en los medios de comunicación que Jujuy se convertirá en la segunda provincia que va a producir cannabis medicinal junto a un laboratorio chileno, tras la firma de un memorándum de entendimiento y cooperación con el vecino país.

“Teníamos mucha expectativa, pero en la medida en que no ingrese al país la materia prima se nos dificulta totalmente el desarrollo”, argumentó Stetler en diálogo con el programa El Cuarto Poder.

Carta al ministro de Salud

Semanas atrás, el diputado provincial Jorge Henn exigió, mediante una carta dirigida al ministro de Salud de la Nación, Dr. Adolfo Rubinstein, que se establezcan los lineamientos para que la provincia de Santa Fe pueda abastecerse de esos 50 kilos de marihuana provenientes de Uruguay.

Por LT10, Henn expresó que «más allá de las buenas intenciones» que se demostraron luego de la sanción de la Ley Nacional de Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados, «las personas que requieren del aceite de cannabis no lo tienen» y deben recurrir en muchos casos al autocultivo o a importar el producto ya terminado.

A partir de esta situación, el L.I.F. planteó la posibilidad de llevar adelante la producción pública de este aceite, y presentó todos los formularios pertinentes ante el ANMAT, «pero no hay respuesta, y pasó más de un año», por lo que consideró «que tiene que haber una respuesta rápida por parte del ministerio», por tratarse de un tema primordial de salud pública. Recordemos que, por ejemplo, en el caso de personas que sufren de epilepsia, el suministro de aceite de cannabis puede reducir de 200 a casi ninguna convulsión diaria.

Comentarios Facebook