Su mujer agoniza, de pronto de esperarla en su casa con sus hijos para pasar un rato juntos el Sábado, dado que ambos son policías, ganan 0 pesos por embargos y retenciones, por lo cuál de promedio entre el trabajo, adicionales y viajes están fuera de casa unas 16 hs por día. El mensaje de wasap es desgarrador. Su suegro acaba de perder el trabajo. «Vidal Macri vayanse a la concha de su madre» grita desde las entrañas.

Los/as policías no tienen ni siquiera el derecho de agremiarse, peticionar, la obediencia debida corre sino «olvidate», «sí denuncias bancatela» preguntale a la viudad de Pablo Cejas. Los empoderan para el abuso y la corruptela con sueldos pauperrimos.

«La sangre de la policía seca más rápido para los medios», el dolor y la tragedia NO. La injusticia tampoco. A los canas chorros y corruptos JUSTICIA. Para ellos/as TAMBIEN, justicia con mejores sueldos, justicia con un barrio que los contenga NO QUE LOS MARQUEN, mientras Lilita Carrio twiteaba que «estoy triste porque perdí mi cintura y peso» o algo así.

Comentarios Facebook