LA NO TICIA

Si de la evolución de las medidas que se van tomando en el marco de una salida gradual de la cuarentena hablamos, la noticia ayer en Santa Fe era que el gobierno de Perotti (por el Decreto 446) autorizó  las obras privadas que ocupen hasta diez (10) trabajadores, encuadrados en el régimen legal de trabajo para el personal de la industria de la construcción Ley N° 22250 y Convenio Colectivo de Trabajo N° 75/76, desarrollando tareas simultáneamente en el lugar, más los profesionales o contratistas de distintos oficios complementarios y los comprendidos en la excepción del artículo 2° inciso a) de la ley citada (personal de dirección); y la actividad laboral de las empleadas y empleados de casas particulares, comprendidos en el régimen de la Ley N° 26844; en todo el territorio provincial excepto los grandes aglomerados urbanos de Santa Fe y Rosario.
Eso suponía habilitar esas actividades (atento los buenos números de la provincia en materia de casos de coronavirus) en 348 de las 365 localidades de la bota santafesina, resguardando la situación -por ahora- de las grandes aglomeraciones urbanas de la provincia.
Cualquiera entiende que las cosas son así, y que los buenos números de Santa Fe en medio de la pandemia son, justamente, consecuencia de que se respetó adecuadamente la cuarentena, y no se desmadró la cosa como ha sucedido en otros lugares. Y no se desmadró precisamente porque el gobierno de Perotti fue criterioso en las habilitaciones, y no las dispensó a la bartola, sino siguiendo el consejo del Ministerio de Salud, como debe ser.
Cualquiera, salvo el diario de Nahuel, que ayer puso en tapa como noticia lo que no pasó, y ellos querían que pasara: que se habilitaran esas actividades justamente donde no se habilitaron, y en algunos casos (como el personal de casas particulares), se necesitaba la autorización del gobierno nacional a través de la Jefatura de Gabinete, porque son actividades comprendidas en los grandes aglomerados urbanos de más de 500.000 habitantes.
Si siguen el enlace de la nota, podrán ver que el diario llega al extremo de publicar los mapas de ambos aglomerados urbanos para que los lectores sepan cuales son las localidades en las que no se habilitan -por ahora- las actividades: como dijimos, 17 sobre un total de 365 de la provincia. Del resto, no hay mapitas, y casi no hay noticias.
Así (des) informa a los santafesino el periodismo de guerra que aprieta por pauta publicitaria.
Tuits relacionados:

Comentarios Facebook