Wall Street duda del plan financiero que le presenta el equipo económico de Macri. Aumenta el riesgo de un nuevo default
Está tocando la puerta
El desmanejo monetario y cambiario de la economía macrista está espantando a los inversores de bonos argentinos. El presidente Macri viajará a Nueva York para tratar de convencerlos de que no habrá default. La ilusión de un rescate de emergencia del Tesoro de Estados Unidos.
La economía argentina está en riesgo de default. Lo dicen analistas de calificadoras de riesgo, de fondos de inversión y de bancos internacionales. Es una situación increíble en la que se encuentra la economía macrista, que heredó una desendeudada. Es increíble por la velocidad del suceso, no así por la tendencia que estaba señalada por el vertiginoso endeudamiento, la liberalización extrema del mercado cambiario, la apertura sin restricciones para el ingreso y egreso de capitales especulativos y la desarticulación de la administración del comercio exterior. Quedar a las puertas del default era así un escenario probable pero no que fuera tan rápido, apenas a 32 meses de gobierno. Esto desmorona, una vez más, las zonceras de economistas del establishment que prometen el paraíso con la desregulación financiera y la receta neoliberal. La Alianza Cambiemos se sometió con placer a las demandas judiciales desproporcionadas de los fondos buitre y privilegió al capital financiero internacional, además de rogar y conseguir ser ascendido a la categoría mercado emergente y de entregar la gestión económica al Fondo Monetario Internacional. El saldo es impactante: la posibilidad de otra cesación de pagos de la deuda argentina, instancia dramática por sus consecuencias socioeconómicas inmediatas, pero que, a la vez, se ha convertido en la principal vía para comenzar la compleja reconstrucción económica después de la noche macrista.

Compasión
LEER MÁS
Argentina en los primeros lugares del ranking | Riesgo de crisis monetaria
Por Alfredo Zaiat
La situación es tan crítica que el presidente Mauricio Macri viajará a Nueva York, a mediados del mes próximo, con motivo de la Asamblea General de las Naciones Unidas, compromiso que le disgusta -se entiende porque tiene que dar un discurso- y por eso estaba asignada a esa tarea la vicepresidente Gabriela Michetti, como el año pasado. El cambio de planes se debe a que en Wall Street quieren escuchar en forma directa a Macri, no a delegados, como a los enviados la semana pasada. La misión integrada por el vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero, el secretario de Finanzas, Santiago Bausali, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, fue un fracaso. No lograron convencer a banqueros y administradores de fondos de inversión de que existe un plan financiero consistente para evitar el default

Comentarios Facebook