Por la crisis del 2001, un dirigente gremial decide cortar todas las publicidades a medios y periodistas para volcarlo a los afiliados, a GVT no le cae bien y le manda a decir: «Yo no soy uno más».

Inmediatamente inicia una campaña difamatoria contra el dirigente, peroooooo, un domingo a la tarde Willi se cruza con dicho dirigente en La Tatenguita, vaso de wisky y cigarro para el periodista, quién se acerca al dirigente y le dice: «Sabes que no hay nada personal en todo esto, no?» Y sólo recibió un cross de derecha qué lo dejo tendido.

«A los extorsionadores y chantas cómo vos sólo merecen esta respuesta» le grita el dirigente quien decide retirarse del lugar. «Willi» no sólo no hizo la denuncia, tampoco dijo nada y…..no habló más de ese dirigente.

Comentarios Facebook