La mentira es la madre de la corrupción y en la Argentina lo podemos comprobar a lo largo de nuestra historia con lapso de excepción que confirman la regla. Sin irnos más lejos, los militares llegaron al poder mintiendo. Menem igual, la Alianza también, pero el empoderamiento de la mentira llego con el macrismo. Por supuesto que en el kirchnerismo hubo mentirosos sonoros, pero no estaba tan sistematizados. Basta recordar las promesas y dichos del candidato opositor en las elecciones del 2015, o la consagración en los debates presidenciales.

Se le puede creer a un presidente que llego a la presidencia «procesado» con doble confirmación de las camaras que va a luchar contra la corrupción o que utilizará la corrupción que asquea con beneficios personales y políticos?

A partir de la mentira que se le puede creer a este presidente? Sí me mintió en la cara por qué no lo va hacer ahora? Cuándo llegará el segundo trimestre ? Los brotes verdes? Qué se desvela por la pobreza?

Es cierto la mentira tiene exito si esta mezclada con medias verdades y sí enfrente tiene quién está desesperada porque le mientan, o no les interesa o son ingenuos. Y esa es la mezcla del voto de cambiemos.

Al kirchnerismo ya lo juzgó el electorado en el 2015, AHORA toca juzgar si nos interesa la verdad y NO queremos más corrupción a este gobierno, sino que siga la joda.

Comentarios Facebook