En estos días se conocen denuncias de aportantes truchos a la campaña del PRO en Buenos Aires y se espera que se ramifique a otras provincias. Por otro lado una denuncia de Gustavo Castro revela como un ministro se enriqueció con la campaña de su candidato a Diputado nacional. Podemos recordar la sanción (?) a Miguel Torres del Sel. O los aportes de Monticas, empresa de transporte de pasajeros cuya negligencia mató a 33 personas a las campañas del rente Progresista Civico Social. Pero, desde el regreso a la democracia quiénes vivimos en el mundo político sabemos la caja negra de las campañas políticas.
Un diputado Fabian «palo» Oliver presentó un proyecto para poner blanco y transparencia sobre el lavado de dinero, financiamiento espureo, ilegalidad y condicionamiento de la política a los grupos de poder económico. Nunca se debatió en los medios, ni en el recinto. 

Me parece una hipocresía que directivos, dueños de medios y periodistas nos hagamos los «sorprendidos» por la corruptela generalizada (con honrosas excepciones) en el financiamiento de campañas electorales, los propietarios de medios aprovechan los años de campaña para «hacer una diferencia». Si no pautás no te hacen nota es simple. Y se pauta a través de periodistas «allegados». Corre mucha plata en negro, y cifras desproporcionadas, un ejemplo para la campaña de un concejal de Rosario se invirtió más de UN MILLÓN Y MEDIO DE DOLARES !!!!!!!

En los años 80 hubo periodistas que finalizadas las campañas con lo que habían recaudado se compraban casas o 0 km, no te exagero ni miento.

Encuestas truchas difundidas como ciertas, «operaciones políticas y periodísticas» todo lo putrefacto de la política está a la orden del día, y en muchos casos con fondos públicos.

Hasta que no se blanquee con una ley clara y transparente, equitativa para todos los candidatos, con mecanismos de control firmes y serios, seguiremos con una dirigencia política mediocre, legítimamente sospechada de responder a oscuros intereses y lo peor, subordinada al poder económico que es su principal fuente de financiamiento.

Comentarios Facebook