Fuerte interna entre Carrió y Dietrich por el candidato en Santa Fe
Lilita vetó a un CEO de Vicentin y desató la bronca del ministro de Transporte.

Guillermo Dietrich se convirtió en un asiduo visitante de la provincia. «Es la décima vez que vengo como ministro, Rosario y Santa Fe me inyectan de energía», reconoció en diálogo con la prensa luego de disertar en el 10° Foro de Economía & Negocios organizado por la Fundación Libertad.

Sin embargo, la presencia de Dietrich en el distrito socialista tiene más que ver con el armado electoral que está enhebrando, que a la armonización de los chakras.

Dietrich viene trabajando un espacio propio dentro de Cambiemos para pelear la provincia, que el PRO estuvo cerca de ganar en dos ocasiones. En el mismo aglutinó importantes figuras del empresariado local. El punto de encuentro es la sede de la Fundación Libertad donde entre cenas y reuniones el ministro trabaja su estrategia.

Hasta hace pocas horas, el nombre que circulaba con mayor insistencia para pelear la gobernación por ese espacio era el de Gustavo Nardelli, CEO de la cerealera Vicentin quien acompañaba a Dietrich en cada actividad que realizaba en la zona.

Nardelli era la figura elegida por los empresario identificados con el macrismo que se quejan de que en el PRO local se reproducían los mismos mecanismos de la política tradicional y estaban decididos a emular en Santa Fe la disputa entre el ala política y los CEO’s que aún retumba en el gabinete nacional.

La idea del grupo era irrumpir en la interna del PRO santafesino para disputarle poder a su principal referente, Federico Angelini, a quien señalan como el responsable de las «malas prácticas políticas» hacia adentro de Cambiemos.

Sin embargo, la candidatura del hombre de Vicentin estalló antes del lanzamiento cuando Lilita se enteró de la jugada de Dietrich con quien arrastra viejas discordias. Es que según fuentes del macrismo local, Carrió se puso furiosa cuando supo que la propuesta del ministro de Transporte estaba íntimamente ligada a los puertos.

Según la titular del ARI, los puertos del polo agrícola oleaginoso son la puerta principal de la droga al país y, dicen las mismas fuentes, está decidida a denunciar a las principales firmas agroexportadoras con salida fluvial.

En el PRO no saben si Lilita está dispuesta realmente a denunciar a las empresas portuarias por donde sale más del 80 por ciento de las exportaciones agroindustriales o si el amague es para liberarle el camino a su candidato, Mario Barletta, el actual embajador argentino en Uruguay.

Lo cierto es que Dietrich debió dar por sepultada la candidatura de Nardelli que habían sugerido junto a la Fundación Libertad y según pudo conocer este medio, ahora están analizando nombres alternativos que no le generen otro encontronazo con Lilita quien a pesar de las denuncias que la salpican por los supuestos aportantes truchos, mantiene el poder de veto dentro de Cambiemos.

Críticas al socialismo

La estrategia para instalar su espacio que desplegó Guillermo Dietrich en Santa Fe consistió en elevar el nivel de crítica al gobierno socialista.

El ministro, durante su exposición en el 10° Foro de Economía & Negocios que organizó la Fundación Libertad se despachó contra la «burocracia» santafesina que «no permite que circulen los bitrenes que es algo que el gobernador lo tiene que hacer por decreto, más ágil en vez de dar tantas vueltas» dijo en relación a la discusión que tendría que darse en la Legislatura.

También cuestionó el ritmo de las obras y sobre todo las políticas que tiene el socialismo sobre el Aeropuerto Internacional Rosario y el de Sauce Viejo que se mantienen en el ámbito estatal y los administra la provincia:

«Los aeropuertos de la provincia de Santa Fe son jurisdicción de la provincia Santa Fe. El gobierno nacional hace obras en los aeropuertos de las provincias que cedieron sus aeropuertos al gobierno nacional»

De esta manera, el ministro respondió tajante al reclamo que le hizo el gobernador Lifschitz para que destine partidas para las obras en ambos aeropuertos (en el socialismo creen que la intención de Dietrich es privatizarlos).

«Neuquén, Bahía Blanca y Ushuaia son aeropuertos que no se concesionaron y las obras las hacen las provincias y nunca tuve ninguna discusión con ninguno de los gobernadores» señaló Dietrich.

Además, destacó que al aumentar significativamente la actividad aerocomercial en el aeropuerto de Rosario derivó en un aumento muy considerable de la recaudación por tasa. «Hay plata, solo hay que invertirla bien y hacer las obras rápido, con eficiencia y eso muchas veces acá no pasó».

Comentarios Facebook