La historia es conocida, se dió en tiempos del «reutemanismo» en la decada del 90. La concesionaria siempre beneficiada para la compra de vehículos oficiales era FERSAN S.A. (en ese entonces no se compraba directamente a automatrices).

Pero no sólo eso, también se daba tráfico de influencias. La cosa era muy simple, Luis Mino formaba parte de la sociedad anónima de FERSAN (en la esquina de Tucumán y Rivadavia, hoy anexo de UPCN) junto, entre otros a Alberto Hanmerly (hombre fuerte del riñon de Reutemann) quién a su vez era …director de Viviendas.

Cuál era la metodología? Simple. Hanmerly le anticipaba a Luis Mino sobre terrenos fiscales adónde eventualmente se iban a construir viviendas u edificios públicos, Mino los compraba por «chirolas» (al ser terrenos fiscales su precio era vil) o «privados» que no sabían del potencial de su valor para el estado.

Y luego lo vendía cómo si fuera una isla en pleno caribe. Simple. Me acuerdo qué lo denuncié en el año 97, yo estaba en LT. 10 a la tarde, y Mino fue hasta la radio desesperado pero para hablar con Jatón, era el co conductor del programa, y proponer publicidad oficial y de Fersan, saben a cambio de qué.

23 años después uno es el empresario del medio más escuchado y el otro…intendente. Reutemanismo explicito.

Comentarios Facebook