EL SOCIALISMO SE DESPIDE CON TODO: TOMAN DEUDA PARA PAGAR DEUDA

El año pasado, más o menos para esta misma fecha, el gobierno de Lifschitz se vio obligado a modificar el presupuesto provincial en casi 359 millones de pesos que se sacaron de otros fines, para destinarse al pago de los servicios de la deuda, que se dispararon como consecuencia de la devaluación: ver más información al respecto acá.
Para ese mismo momento, seguía insistiendo en que la Legislatura lo deje endeudarse más para -en teoría- hacer obras, aun cuando el 99 % de la deuda de la provincia está nominada en dólares, y por ende el riesgo cambiario es altísimo.
Con la derrota del socialismo en las elecciones provinciales ya puesta y la larguísima transición en marcha, mostrábamos acá en julio de éste año como los servicios de la deuda iban a representar un problema para el actual gobierno, pero más aun para el futuro de Omar Perotti; porque el grueso de los vencimiento caen en 2022 y 2023 (los dos últimos años de su mandato), y porque en las proyecciones plurianuales del impacto de la deuda en las finanzas públicas provinciales se había calculado un dólar a $ 21,20, cuando hoy está al triple de ese valor.
Pues bien, el decreto cuya imagen abre el post nos termina dando la razón, pero lo que no imaginábamos es que la solución que el socialismo le iba a buscar al problema, era endeudarse para pagar deuda.
En efecto, el decreto (un virtual DNU, dispuesto «ad referéndum» de la Legislatura) está ampliando en 4201 millones de pesos el presupuesto provincial no por ingreso de mayores recursos de los previstos en el presupuesto, sino por apelar a las «fuentes financieras»; más concretamente y según consta en sus anexos, al «endeudamiento para enjugar déficits presupuestarios»: en criollo, endeudamiento contraído con el agente financiero del gobierno provincial (el Nuevo Banco de Santa Fe de Eskenazy), a través de anticipos en descubierto en las cuentas de la provincia en el banco, anticipos que por supuesto devengan las exhorbitantes tasas de interés del mercado local.
Y de los 4201 millones de pesos obtenidos por esa vía, 1078 se destinan al pago de los servicios de la deuda pública en dólares, porque (como lo reconoce expresamente el decreto) «la variación en el tipo de cambio» (léase devaluación) hace que se necesiten más pesos, para comprar los dólares necesarios para afrontar el pago de la deuda.
Para concluir y que se entienda bien claro: el socialismo, que apoyó el acuerdo con los fondos buitres y el blanqueo de capitales para -decían- poder acceder a los mercados de capitales y conseguir financiamiento a tasas bajas para encarar obras de infraestructura, termina endeudando a la provincia en la plaza bancaria local, y pagando intereses exhorbitantes, para poder comprar las divisas necesarias para pagar esa deuda.
Eso, sin considerar que, como se dijo, la parte del león de los vencimientos de la deuda externa que contrajeron le caerá al gobierno de Perotti. Una despedida con todo de la gestión «previsible y ordenada» de la que tanto se jactan Lifschitz y su ministro Saglione.Publicado por La Corriente Kirchnerista de Santa Fe en 12:00

Comentarios Facebook