Crimen de calle Francia: un año, pocas certezas y la sospecha de un crimen organizado

El abogado de la familia habló de los avances «estancos» de la investigación, aunque remarcó un nuevo dato que tendría que ver con quiénes participaron del homicidio. Además, hizo una apreciación política sobre el desarrollo de la causa.

En pocos días nada más se cumplirá un año de uno de los crímenes más misteriosos ocurridos en la ciudad de Santa Fe, pese a las distintas hipótesis que fueron surgiendo de la investigación y el ofrecimiento de recompensa por parte del gobierno provincial para quienes aportaran datos concretos. 

El 24 de octubre de 2018 en horas de la tarde, fueron hallados los cuerpos sin vida de Rafael Espino y Rita Mónica Rampazzo, en el interior de la casa de la pareja en calle Francia al 1100. Ambos presentaban signos de descomposición por el paso de algunos días desde la muerte.

Una de las hipótesis más fuertes tanto desde la querella como de la fiscalía es que el motivo del asesinato fue el robo de 200 mil dólares que la pareja obtuvo por una operación financiera tiempo antes de lo ocurrido y que nunca pudo ser recuperada. 

Como la autopsia realizada en Santa Fe no arrojó datos, se pidió la colaboración de forenses en Buenos Aires pero aún se aguardan los resultados de los estudios. Estos análisis patológicos están pendientes y servirán para determinar el posible envenenamiento del matrimonio, o la ingesta no voluntaria de alguna sustancia. 

En diálogo con El Cuarto Poder, el abogado de la familia, Romero Díaz Duarte, detalló los avances de la investigación que -según el propio letrado- han sido «estancos», aunque habló sobre un nuevo dato que tiene que ver con quiénes participaron del homicidio e hizo una apreciación política sobre el desarrollo de la causa.

«Está claro que los mataron; ahora hay que ver de dónde provino la inteligencia previa», dijo el abogado dejando entrever que participaron varias personas en la autoría intelectual y material del hecho. Y no sólo esto, sino que además indicó que el asesinato no fue cometido «por civiles». 

Además, reafirmó que «después de diciembre muchas cosas se van a empezar a aclarar, no sólo de este caso, sino en la provincia». «El cambio político va a aclarar algunas cosas, a lo mejor hay gente que se anime a hablar que ahora no puede hacerlo, porque parar lograr este hecho con un matrimonio como esta gente, de perfil bajo y recaudos de seguridad, se llevó a cabo un trabajo de inteligencia previa. Saber dónde estaba el dinero, el momento, cómo… esto un hombre común no lo hace», recalcó Díaz Duarte.

Uno de los avances en la causa es la participación de la Tropa de Operaciones Especiales, organismo que tomó la investigación. «Las T.O.E. están reviendo desde el punto de vista investigativo pero no tuvimos suerte de acceder a la ayuda de las fuerzas federales», indicó Díaz Duarte sobre el pedido de intervención del cuerpo forense de Gendarmería que no fue aceptado por el Ministerio Público de la Acusación. 

Además, el abogado confirmó el pedido de «homicidio con dolo eventual» por la muerte del hijo de la pareja, Rodrigo Espino, que fue encontrado aún con vida en el interior de la casa tras la muerte de sus padres.

Recordemos que el joven que padecía parálisis cerebral y estaba imposibilitado de movilizarse por sus propios medios quedó abandonado a su suerte durante varios días con sus padres muertos. A pesar de haber sido internado en el Hospital José María Cullen, el muchacho también falleció el día 28 de octubre, debido a la precariedad de su estado de salud.

Comentarios Facebook