El empresario Sergio Nardelli, CEO y uno de los principales accionistas de Vicentin, murió hoy a los 59 años en su domicilio particular de Reconquista, como consecuencia de un ataque cardíaco.

Trabajó durante toda la tarde de manera normal, incluso aseguran que horas antes estuvo dialogando con amigos.

Fue hallado sin vida este miércoles por la noche en el baño de su casa por su esposa.

Nieto de uno de los fundadores de la empresa agroexportadora con sede en Avellaneda, el empresario había encabezado los contactos con el gobierno nacional y con otras autoridades para oponerse al plan de intervención y expropiación de la compañía, que luego fue desactivado por el propio gobierno.

Comentarios Facebook