Los proyectos son impecables, más allá de pequeñas diferencias a consensuar. La FCJyS a cargo del decano Javier Aga realiza aportes importantes. Hay predisposición legislativa. Hay aceptación de la corporación judicial. Pero en las últimas horas apareció un obstáculo insuperable. Cuál? La indefensión de jueces y fiscales (protegidos por custodios) que condenaron a «los Monos». Los mensajes mafiosos calan hondo en la ciudadanía. Sí a los jueces y fiscales, con custodia y poder adquisitivo le hacen lo que hacen ante la pasiva mirada de Pullaro, y desde la cárcel, qué le puede pasar un ciudadano común?
O se harán juicios por jurados selectivos? Y sí aún hoy las victimas de «banditas» de los barrios son ellos sí denuncian los que se tienen que mudar o vivir un calvario, imagínate un jurado. Sus datos son publicos, su familia, su trabajo, hasta dónde podemos pedir imparcialidad a alquien que vive bajo la presión o la sensación que puede ser victima de represalías.
Esta también es la consecuencia nefasta de los mensajes mafiosos, de un gobierno que privatizo el manejo de las cárceles a los propios presos, o que tiene sus fuerzas de seguridad fuertemente sospechadas, qué garantía creíble tiene el ciudadano sí llega a ser jurado? Ninguna. Y, como siempre, muy buenos proyectos pero imposibilitados de llevarlos adelantes por la ineficacia del gobierno.

Comentarios Facebook